Cáncer de riñón

Pregunta

El día 9 de octubre he sido operada de nefrectomía radical izquierda con cirugía abierta a causa de un hipernefroma. Se me detectó por casualidad en una ecografia y luego sólo se me hizo un TAC en la zona de los riñones. Mis dudas son las siguientes: ¿qué diferencia hay entre un tumor y una metástasis? ¿Cómo se puede asegurar que ese del riñón es el tumor primario? ¿Qué tipo de prueba puedo hacerme para estar segura de que no tengo actualmente ninguna metástasis? ¿De cuánto deberían ser los intervalos de tiempo para las siguientes revisiones? Muchísimas gracias por su atención.

Respuesta

Gracias por su confianza en NetDoctor.

Respecto a la pregunta que formula en primer lugar, puedo decirle que la certeza diagnóstica de que un tumor sea originario de un tejido o proceda de otro y sea por tanto una metástasis, se obtiene tras el estudio de una muestra del tejido enfermo al microscopio. En dicho estudio se observa la muestra tumoral y se pueden identificar en sus células algunas características básicas propias de la pertenencia a un determinado tipo de tejido y órgano.

La mayoría de los tumores cancerosos son formadores de células que aunque sean malignas, y por tanto más o menos indiferenciadas, suelen tener diversos rasgos de diferenciación celular que las hacen clasificables dentro de una estirpe celular determinada. Estos rasgos se pueden observar al microscopio o por medio de determinadas técnicas que las pongan en evidencia (inmunohistoquímica, inmunofluorescencia, etc.) Así podemos clasificar los diversos tumores existentes, encontrándonos por tanto con tumores formados, por ejemplo, de células que asemejan a hepatocitos (hepatoma), o de células que asemejan a células del estómago (tumor gástrico), o de otros muchos más posibles.

Cuando nos encontramos un tumor con células con características de tipo renal que se ha extraído de un riñón, se asume que ese tumor es primario de dicho órgano y cuando no existe esa correspondencia lo que se asume es que es una metástasis. Esa es la explicación a grandes rasgos de la forma en que los anatomo-patólogos adjudican un origen primario o metastásico a un tumor.

Respecto a la segunda pregunta, sobre qué debe hacer el médico para explorar la posibilidad de que el tumor haya asentado en alguna otra parte de nuestro cuerpo, debo decirle que a eso se le llama estudio de extensión tumoral o de estadiaje, y que tiene un protocolo distinto dependiendo del tipo de tumor, de la probabilidad mayor o menor de que su extensión se produzca a unos órganos más que a otros o por unas u otras vías (ganglionar, hematógena, etc.), de las características del hallazgo tumoral (si es pequeño o grande, si ha rebasado o no la cápsula externa del órgano donde asienta, etc.) y de la situación clínica general del paciente.

En el caso del hipernefroma, el riesgo de diseminación predominante es hacia ganglios vecinos y hacia pulmón por vía hematógena. Por ello, lo que le han hecho (un TAC) resulta una prueba plenamente adecuada de estudio de esta posible extensión para su caso concreto y le puede dar suficiente tranquilidad de que no existe, a fecha actual, evidencia de una posible diseminación.

Respecto a los intervalos de tiempo adecuados para las sucesivas revisiones, aunque esto es algo que puede variar según el criterio de cada médico, lo cierto es que los protocolos actuales recomiendan no dejar pasar más allá de 6 meses entre revisión y revisión en los 5 primeros años tras el diagnóstico, para un adecuado seguimiento.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales