Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud

Calambres en las piernas

Pregunta

Tengo fuertes calambres en las piernas y tengo entendido que es debido a retención de líquidos, pero no sé si es cierto. En cualquier caso, dígame si puedo hacer algo para corregirlo. Gracias.

Respuesta

Los calambres en las piernas son una dolencia frecuente en la población en general y pueden tener su origen en diferentes causas, y no necesariamente la que nos indica de retención de líquidos.

Calambres es la denominación común que le damos a los espasmos musculares, siendo la mayoría en las piernas, aunque pueden presentarse en cualquier músculo del cuerpo.

Continuando con los datos que nos proporciona, se descarta inicialmente que los calambres sean producidos por medicamentos, al indicarnos que no toma habitualmente. Como información, los fármacos más relacionados con los calambres son los diuréticos, que pueden hacer perder un exceso de líquidos y minerales y las estatinas, medicamentos que reducen el nivel de colesterol.

Sí debemos informarle sobre un dato importante en relación a su peso. Al calcular el índice de masa corporal, cifra sencilla obtenida tras dividir el peso en kilos por la talla en metros al cuadrado, conocemos que en su caso nos encontramos con un sobrepeso destacado: el índice es de 28,1, siendo el máximo normal de 25. Por encima de 30, hablaríamos de obesidad mórbida.

Con todo ello, el sobrepeso puede incidir negativamente en los calambres. Otras causas destacadas de estos mismos pueden ser fatiga muscular por el uso excesivo de las piernas, falta de determinados minerales como sodio, potasio, calcio o magnesio, e incluso toma insuficiente de líquidos.

Otro origen muy importante en las mujeres puede ser la existencia de venas varicosas, en las que también incide mucho el peso, pues cuánto más excesivo sea este, más problemas de varices presentará y por ello, de calambres, si es el caso.

En el origen de los calambres se pueden apuntar otros procesos, como la claudicación intermitente debido a la formación de placas en las arterias (ateroesclerosis), que provocan una mala irrigación sanguínea de las piernas, o la existencia de diabetes, aumento de colesterol o si se mantiene un hábito tóxico nocivo para su cuerpo, como puede ser el tabaquismo o el consumo excesivo de alcohol.

Por ello, lo más recomendable actualmente es que visite a su médico de confianza para que valore los calambres y sus posibles orígenes, estudiando mediante una exploración adecuada, si los síntomas de dolor aumentan a lo largo del día, o si hay presencia por ejemplo de adormecimiento, hormigueos o debilidad en las piernas.

Mientras, las medidas que puede ir adoptando son incrementar la ingestión de potasio, que se puede encontrar en fuentes como el zumo de naranja y los plátanos, realizar una dieta hipocalórica apoyándose en ejercicio físico moderado, como largos paseos con un andar intenso, tener las piernas elevadas, utilizar medias de soporte si tiene varices, masajes suaves para las piernas y eliminar por completo el tabaco y el alcohol, si es usted fumadora, por ejemplo.

La pauta de medicamentos para el dolor, medicamentos más específicos o el control de enfermedades como la diabetes, si es el caso, deben realizarse apoyándose siempre en su médico de cabecera.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.