Bulto en el recto

Pregunta

Hace un año que tengo hemorroides. Anteriormente cuando iba al baño sentía ardor y picazón y sangrado en ese momento, pero muy poco, y pasaba meses sin ninguna molestia. Hace un mes después de ir al baño, sentí una protuberancia, leí en internet y pude explorar con el dedo dentro del ano. No tengo molestias ni dolor ni sangrado, pero cada vez que voy al baño me pasa lo mismo. Mi pregunta es si esto se puede agravar y sin intervención quirúrgica puede mejorar. Sigo una dieta rica en fibra para no tener problemas de estreñimiento.

Respuesta

Ante un problema de hemorroides, el seguir una alimentación rica en fibra, como usted ya hace, es una medida fundamental y siempre recomendable para toda persona. Con ello las heces son más blandas y se ocasiona un menor traumatismo en el anillo hemorroidal por causa del paso del bolo fecal.

De esa manera las hemorroides dilatadas o inflamadas pueden recuperarse en cierta medida, y se mitiga en un principio el avance de este tipo de trastorno cuando se encuentra en fases iniciales. Cuando las hemorroides ya están muy dilatadas la fibra hace que sean menos contundidas, pero ya suele ser necesaria la intervención médica para resolver este problema, lo que suele conllevar frecuentemente al final el tener que eliminarlas quirúrgicamente.

Todos, con enfermedad hemorroidal o sin ella, deberíamos beber abundante agua (al menos dos o tres litros al día) y comer una dieta con una suficiente cantidad de fibra, que, por definición, es la parte de los alimentos que el aparato digestivo no es capaz de digerir y que se encuentra en aquellos comestibles que proceden de la tierra (verduras, frutas, cereales, legumbres...).

En el caso de las personas que padecen hemorroides, además de ingerir obligadamente todos los días un mínimo de fibra y mucha agua, existen algunas pomadas a las que pueden recurrir, que alivian los síntomas y que pueden hacer más llevadero este problema.

Cuando las hemorroides son muy prominentes o duelen está indicado, por lo general, pasar a la cirugía y extirparlas. Las técnicas quirúrgicas disponibles son básicamente la cirugía convencional, la cirugía con bisturí eléctrico, la criofulguración (resección por medio de congelación) o la cirugía con láser.

Dicho todo esto sobre las hemorroides, no quiero dejar de aclararle que existe una tendencia nada recomendable en muchas personas, incluso algunos profesionales sanitarios, a atribuir a las hemorroides el origen de cualquier signo o síntoma cuando se conoce de su existencia.

Muchas veces, un sangrado rectal, una sensación anómala dolorosa o de picor, una protuberancia (como usted ha comentado en su caso) hacen que se adjudique a las hemorroides la culpa de dichos problemas, privando al paciente de una exploración reglada y adecuada o una investigación más a fondo del caso, que permita asegurarse de que no existen otras causas, distintas a las hemorroides, que provoquen las anomalías.

Por ello, pese a que usted comenta que no es de su agrado el someterse a una revisión médica, debo dejarle taxativamente claro que no tiene más remedio que acceder a ella, por su bien, porque la protuberancia que usted tiene en canal, que está seguro de que se trata de una variz hemorroidal, es muy probablemente una hemorroide.

Pero también podría corresponderse con otra enfermedad que fuera preciso diagnosticar con prontitud. Por ello, le recomiendo que acuda a la consulta de un médico especialista en aparato digestivo (un proctólogo, mejor aún) para llegar a una conclusión adecuada sobre su caso.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

9 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales