Atipia celular de origen indeterminado

Pregunta

El resultado de mi última citología decia: Atipia de células descamadas de origen incierto. ¿Qué significa?

Respuesta

La expresión atipia celular de origen indeterminado (ASCUS en sus siglas en inglés) hace referencia a la aparición de una serie de cambios en las células superficiales del cuello del útero que sin llegar a ser displásicas o preneoplásicas (precancerosas) tampoco son del todo normales.

Los cambios o criterios que definen al ASCUS son:
Agrandamiento del tamaño del núcleo de la célula.

Variación en la forma y tamaño nuclear.

Mínima irregularidad del contorno nuclear.

Ligera hipercromasia (mayor apetencia por la tinción, o sea que se tiñen más), aunque con cromatina homogénea.

Si bien en el 80% de los casos estos cambios están asociados a inflamación o atrofia (especialmente en las mujeres postmenopáusicas) y suelen desaparecer, en el resto de los casos pueden representar cambios precancerosos (los llamados CIN o neoplasia intraepitelial cervical en grados I, II y III).

Si la citología vaginal viene informada como ASCUS (como parece tu caso), la mayoría de autores recomienda realizar lo que llamamos tipaje o determinación del tipo del VPH (o virus del papiloma humano, HPV en sus siglas en inglés).

La infección cervical por este virus se ha confirmado como la principal causa del cáncer de cérvix. Más de 70 tipos diferentes de este virus pueden transmitirse sexualmente y se han dividido en dos grandes grupos:
Virus de bajo riesgo: suelen producir verrugas o condilomas genitales y CIN I pero raramente producen lesiones que progresen a cáncer cervical. Se incluyen los serotipos 6, 11, 40, 42, 43, 44, 54, 61, 70, 72 y 81.

Virus de alto riesgo: se asocian con displasia (alteración precancerosa) moderada y carcinoma in situ (cáncer localizado, en estadio inicial) y están presentes en más del 95 % de los cánceres de cérvix. Incluye los serotipos: 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68, 73 y 82.

Actualmente disponemos de pruebas que pueden identificar la infección por estos virus y sus serotipos.

Si el tipaje del HPV resulta positivo para los virus de alto riesgo, la paciente deberá ser sometida a una técnica llamada colposcopia (visualización del cérvix con lupas de aumento y tras someterlo a tinción con ácido acético y lugol) y eventual biopsia del cuello uterino. Si dicho tipaje resulta negativo para virus HPV, la paciente deberá seguir los controles citológicos periódicos.

En pacientes postmenopáusicas puede plantearse un tratamiento local con estrógenos y repetir la citología posteriormente.

El cáncer del cuello uterino comienza con lesiones precancerosas que, lentamente, progresan hacia la invasión. Se trata, por tanto, de una enfermedad prevenible si se diagnostica en estadios precoces mediante técnicas de cribado, como la citología vaginal. La utilización de esta prueba ha reducido la tasa de muerte por cáncer de cérvix de 26.000 casos en 1941 a 4.600 casos en 2000.

Pero no debemos olvidar que se trata de una prueba de cribado y en caso de que resulte anormal con diagnóstico de células anómalas, hay que confirmarlo mediante colposcopia y biopsia.

Gracias, finalmente, por tu confianza en NetDoctor.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.



¿Le ha parecido interesante?

22 votos, media: 4.45 sobre 5

Comparta en Redes Sociales