Artritis reumatoide: tratamiento

Pregunta

En el caso de la artritis reumatoide, qué es mas recomendable y menos pernicioso: ¿reducir o suspender los aines cuando el dolor remite, o es preferible continuar tomándolos incluso sin dolor?

Respuesta

La pregunta que nos hace tiene una respuesta bastante sencilla. El uso de toda medicación que sea necesaria para el tratamiento de una enfermedad crónica amenazante de la salud sólo debe ser suspendido cuando los riesgos del tratamiento superan a los de la enfermedad en sí misma o sus riesgos.

En este caso concreto, usted nos pregunta acerca del tratamiento con anti-inflamatorios en la artritis reumatoide. Los anti-inflamatorios se usan prácticamente siempre como herramientas terapéuticas con fines no curativos, sino de alivio de los síntomas. Sin embargo, en ocasiones su empleo ejerce, además del alivio sintomático, un efecto protector sobre el deterioro al que aboca la enfermedad o sobre ciertos riesgos de la misma.

En el caso de la artirtis reumatoide, los anti-inflamatorios no sólo mitigan los síntomas de dolor y rigidez que impone la enfermedad, sino que podrían tener un cierto efecto protector sobre la aparición de nuevos brotes inflamatorios o sobre determinados aspectos de riesgo de la dolencia que pueden parecer más remotos.
Es el caso, por ejemplo, del riesgo cardiovascular algo superior que existe en este tipo de pacientes.

De cualquier modo no existen fórmulas generales para esto. Lo ideal es que la decisión la tome el médico ante cada caso concreto. La tendencia general es la de reducir e incluso suprimir la medicación anti-inflamatoria en los pacientes asintomáticos por el riesgo de complicaciones debidas a la acción de estos fármacos (hemorragia digestiva principalmente).

En el caso de los pacientes con enfermedad activa, con frecuentes brotes, no hay dudas de que deben emplearse de modo continuado sin suspender ninguna dosis. Sin embargo, en los pacientes con poca frecuencia de brotes, hay médicos que aun así recomiendan una mínima medicación anti-inflamatoria de mantenimiento.

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 3 sobre 5

Comparta en Redes Sociales