Arritmias (extrasístoles)

Pregunta

Algunas veces noto como si se me parase el corazón unos segundos y acto seguido me empieza a bombear muy deprisa. Normalmente me ocurre por la noche en la cama, y me asusta. Ayer después de comer noté que el corazón se me paró unos instantes y me mareé un poco, como si no me llegase suficiente sangre al cerebro, luego se me pasó, pero estuve toda la tarde como atontada. No soy muy deportista, pero voy en bicicleta y camino 2-3 veces por semana, no tengo problemas de colesterol ni de hipertensión. ¿Puedo tener algo grave o suele ocurrir a todas las personas de vez en cuando? ¿Voy al cardiólogo?

Respuesta

Por los datos clínicos que nos proporciona, una posibilidad es que tenga usted algún tipo de arritmia cardiaca, es decir, una alteración del ritmo normal del corazón.

Existen múltiples circunstancias y enfermedades que pueden cursar con arritmias de las que, por cierto, hay muchas y muy variadas (desde las llamadas benignas, como las extrasístoles auriculares o ventriculares que a continuación desarrollaremos un poco más extensamente, hasta las realmente graves como la taquicardia ventricular o la fibrilación ventricular, pasando por otras muy comunes como la fibrilación auricular).

En cualquier caso, para diagnosticar correctamente e instaurar el tratamiento adecuado, es necesaria una visita a su médico para que evalúe clínicamente su problema. Si él lo considera oportuno solicitará una serie de pruebas médicas entre las que, sin duda, incluirá un electrocardiograma, es decir, una prueba que mide la actividad eléctrica del corazón y la registra en un trazado en papel.

Por los síntomas que usted nos refiere y, repito, sin ánimo de establecer un diagnóstico definitivo por razones que usted comprenderá fácilmente, una de las primeras posibilidades que deberemos considerar es que se trate de lo que llamamos complejos prematuros o extrasístoles (latidos cardíacos fuera de su sitio) de los que existen básicamente dos tipos: auriculares, es decir, cuando se inician en las aurículas del corazón y ventriculares, cuando se originan en los ventrículos.

Las extrasístoles auriculares suelen ser asintomáticos (no producen síntomas) y benignos aunque, en ocasiones, pueden producir palpitaciones que el paciente nota como vuelcos en el corazón con sensación de latidos irregulares, a veces rápidos y otras lentos, con incluso sensación de paradas aisladas en los latidos.

No suelen requerir tratamiento alguno y muchas veces son transitorios o pasajeros. En cualquier caso, deben investigarse y eliminarse los factores que los precipitan como el alcohol, el tabaco y los estimulantes como el café y algunas drogas como la cocaína.

Las extrasístoles ventriculares son arritimias muy frecuentes y aparecen en pacientes con y sin enfermedades del corazón. El 60% o más de los varones adultos muestran este tipo de alteración cuando realizamos una prueba llamada Holter de 24 horas que consiste en registrar la actividad eléctrica del corazón durante todo un día mediante un aparato especial, como un pequeño ordenador (sería como realizar un electrocardiograma continuo durante 24 horas).

Ésta es la prueba más usada para el estudio de una arritmia que no se diagnostica mediante un electrocardiograma convencional.

En los pacientes sin enfermedad cardiaca no se ha observado que esta arritmia se asocie con un incremento de la mortalidad o de otras enfermedades. Cuando son asintomáticas no requieren tratamiento y cuando aparecen en el contexto de otra enfermedad del corazón, el tratamiento es el de ésta.

Para finalizar, me gustaría aconsejarle que visite a su médico y él le indicará las pruebas necesarias y si es preciso consultar con el cardiólogo.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

45 votos, media: 4.58 sobre 5

Comparta en Redes Sociales