Anticuerpos anti-E: qué son

Pregunta

Estoy en la 35 semana de embarazo, he recogido los análisis de sangre en mi matrona y en la prueba de inmunohematologia doy positivo en anticuerpos anti-E. La matrona ha mandado repetir el análisis un poco alarmada, y no sabe explicarme qué es realmente lo que significa. Yo soy 0+ y mi pareja también es positiva. Mis preguntas son por qué me mandan a una consulta de alto riesgo y qué es lo que tengo. Espero su respuesta ya que estoy angustiada y la cita no me la han dado hasta casi la fecha de parto. Gracias

Respuesta

Durante el embarazo, las mujeres son sometidas a distintas pruebas sanguíneas entre las que planteamos la determinación del grupo sanguíneo a que pertenece y su Rh (abreviación de sistema Rhesus).

El grupo sanguíneo AB0 es el sistema más importante en relación con las transfusiones de sangre y, en el embarazo, sirve para determinar la compatibilidad entre la sangre del feto y la de su madre.

El sistema Rh es el segundo en importancia. El locus Rh (los genes que determinan o constituyen este sistema) se encuentran en el cromosoma 1. En la sangre se han definido más de 40 fenotipos de Rh entre los que se encuentran los C, D y E.

El Rh D es el antígeno más inmunógeno, es decir, que más capacidad de respuesta genera, por lo que la sangre donada o analizada se etiqueta con respecto a la presencia o ausencia de este antígeno. Así, aproximadamente el 15% de las personas carecen de ese antígeno D y son clasificados como Rh negativos, mientras que el 85% restante poseen ese antígeno y son clasificados como Rh positivos.

Alrededor de 8 de cada 10 personas con Rh negativo que reciben una sola unidad de glóbulos rojos Rh positivos desarrollan anticuerpos frente al antígeno D, pudiendo ocasionar graves reacciones hemolíticas (destrucción de los glóbulos rojos). Algo similar puede ocurrir cuando una mujer Rh negativo queda embarazada.

Cuando una mujer Rh negativo tiene un primer hijo Rh positivo puede crear anticuerpos frente al mismo. Si queda nuevamente embarazada y el feto es Rh positivo, los anticuerpos que creó la madre en el anterior embarazo atravesarán la placenta y ocasionarán destrucción de los glóbulos rojos de ese feto produciéndole anemia y edema o hinchazón generalizado, enfermedad que denominamos hidrops fetal por isoinmunización Rh. Es por eso que en la gestante Rh negativo solicitamos el llamado test de Coombs o título de anticuerpos irregulares para determinar si la gestante ha desarrollado anticuerpos anti-D, que podrían ocasionar anemia en el feto en el caso de que éste fuese Rh positivo, es decir D positivo.

En el caso de que la prueba de Coombs resulte positiva hay que hacer lo que llamamos una titulación de los anticuerpos para conocer, de alguna forma, la cantidad de anticuerpos que ha desarrollado, ya que si esta cantidad es baja, es decir, el título de anticuerpos es bajo, el feto no se verá afectado y viceversa; a una mayor titulación de anticuerpos el riesgo de que el feto se encuentre afectado y la gravedad de esa afectación serán también mayores.

Esta titulación de anticuerpos se realiza de forma periódica (cada 7 ó 15 días) y si se comprueba que hay un ascenso en la titulación (por encima de 1/64) habrá que monitorizar al feto con la determinación de la velocidad sistólica máxima en la arteria cerebral media mediante estudio Doppler. Las alteraciones de la velocidad se correlacionan con el grado de anemia fetal y preceden a la aparición del hidrops fetal, situación grave de edema fetal generalizado.

Cuando se altera la velocidad sistólica máxima en la arteria cerebral media hay que practicar la cordocentesis para determinar el grado de anemia fetal. En caso de anemia grave, se plantea una transfusión de concentrado de hematíes a través del mismo cordón umbilical. Si queda mucho tiempo para el parto, hay que seguir monitorizando el feto mediante la misma técnica de Doppler.

El parto se puede plantear, si es necesario, a partir de la semana 34 una vez constatada la madurez pulmonar fetal. Si en nueva exploración se constata de nuevo anemia grave, y el feto no ha alcanzado la madurez pulmonar requerida, se vuelve a repetir la transfusión.

Por último, si el tratamiento aplicado ha sido eficaz, no debe haber mayor problema para el recién nacido a largo plazo, aunque en el momento del nacimiento puede presentar mayor o menor grado de anemia.

Esto mismo que he descrito para la isoinmunización Rh y que es consecuencia de la reacción de anticuerpos por parte de la madre contra el antígeno D presente en el feto puede ocurrir con otros antígenos sanguíneos como el C, el E, el Kell, etc. aunque, afortunadamente, es mucho menos frecuente dado que son considerados menos inmunógenos.

La creación de anticuerpos por parte de la madre frente al antígeno E podrá también causar anemia en el feto en el hipotético caso de que éste fuese positivo para dicho antígeno.

Respecto al seguimiento y al tratamiento de este problema actuamos de la misma forma que en el caso de la isoinmunización Rh.

En tu caso, no me comentas la titulación de anticuerpos anti-E. Si fuese baja, tu feto (que no sabemos si va a ser antígeno E positivo) lo más probable es que no se viera afectado. En cualquier caso, puesto que me comentas que estás ya de 35 semanas y situándonos en el peor escenario (es decir, que tuvieras títulos altos o se sospechase anemia fetal) se podrá adelantar la fecha del parto ya que tu feto está ya prácticamente maduro para nacer.

Gracias por tu confianza en NetDoctor.

Cordialmente,
Dra. Ana Palacios Marqués.


¿Le ha parecido interesante?

15 votos, media: 4.67 sobre 5

Comparta en Redes Sociales