Áreas de Salud
Enciclopedia
Noticias
Servicios de Salud

Amebas de vida libre

Pregunta

He estado recientemente en el cañón del Colorado, donde había fuentes calientes y carteles que avisaban de que no dejáramos que nos entrara agua por la nariz porque había el peligro que nos entrara una ameba que atacaba el cerebro. Desgraciadamente, a mí me entró agua por la nariz y tengo una gran preocupación. Hace dos semanas de esto y no noto nada raro, pero me gustaría saber si debo hacerme alguna prueba aunque no tenga ningún síntoma.

Respuesta

Por los datos que nos proporciona de su reciente estancia en EE.UU. y los carteles que leyó acerca de las amebas, lo más probable es que se refiera a un tipo de amebas de vida libre, diferente de la ameba que produce la infección del aparato digestivo. Le explicaré.

La amebiasis es una infección producida por el protozoo intestinal conocido con el nombre de Entamoeba histolytica. El 90% de estas infecciones son asintomáticas y el 10% restante presenta un espectro de enfermedades que van desde la diarrea hasta la formación de abscesos o bolsas de pus en el hígado y otros órganos internos. Probablemente es sobre esta enfermedad sobre la que usted ha leído.

Existe otro tipo de infecciones causadas por otro grupo de amebas llamadas de vida libre, es decir, que viven libremente en la naturaleza y que incluye los géneros Naegleria, Acanthamoeba y Balamuthia. Estas amebas están distribuidas por todo el mundo y se han aislado en agua dulce y salada de lagos, grifos, manantiales de agua fría y caliente, piscinas y unidades de calefacción y de aire acondicionado, incluso en el suelo y el polvo.

La ameba más conocida de este grupo es Naegleria fowleri ya que puede infectar a los humanos y producir una grave infección de las meninges y el cerebro conocida con el nombre de meningoencefalitis amebiana primaria y que, a menudo, tiene un desenlace fatal.

Afortunadamente se han descrito pocos casos en diversos países europeos, Australia y EE. UU. La enfermedad es más frecuente durante los meses de verano, cuando el agua está más caliente y puede aparecer cuando la ameba entra en el organismo a través de la nariz mientras la persona está nadando por debajo del agua o al sumergirse o bucear. Una vez dentro del cuerpo, la ameba viaja hasta el cerebro y la médula espinal y allí produce la infección e inflamación del cerebro antes referida, que lleva a la destrucción del tejido cerebral.

El período de incubación oscila entre 2 y 15 días, con una media en torno a una semana. Los síntomas y signos iniciales de esta infección incluyen tumefacción o hinchazón de la nariz con pérdida del olfato, dolor de cabeza, fiebre, náuseas y vómitos y rigidez de la nuca. Posteriormente puede aparecer obnubilación, confusión mental, pérdida del equilibrio y del control del cuerpo, convulsiones, alucinaciones y coma. La enfermedad progresa rápidamente y puede ocasionar la muerte de la persona enferma en 3 a 7 días. La infección es más frecuente en los niños o en los adultos jóvenes por lo demás sanos, que a menudo informan de haber nadado recientemente en lagos.

El diagnóstico se establece por el cuadro clínico y el aislamiento y cultivo de las amebas en el líquido cefalorraquídeo, es decir, el líquido que rodea el cerebro y las estructuras nerviosas y que se obtiene mediante una punción espinal a la altura de los riñones. Se han usado diferentes antibióticos y medicamentos para hongos para su tratamiento aunque, como antes señalaba, el pronóstico es uniformemente malo.

Para su tranquilidad de diré que si la inhalación de agua que sufrió en su pequeño accidente no fue importante, las probabilidades de que desarrolle esta enfermedad entiendo que son nulas y más si consideramos que transcurridas más de 2 semanas desde el incidente usted se encuentra completamente asintomática.

Cordialmente,
Dr. Salvador Pertusa Martínez.

16 Abril 2006