Alcohol: sus efectos

Pregunta

Soy alcohólico y hace 25 dias que estoy intentando dejar el alcohol porque sufrí de una baja de presion que me dejo inconsciente por un lapso de tiempo. Yo sufro de hipertension y hace 4 años sufrí de un ataque de polineuritis en tres oportunidades por lo que tuve que medicarme con diazepan de 10 miligramos; pero después de la baja de presión que sufrí me redujeron la dosis a 5 miligramos y estos días no estoy sintiéndome muy bien; mis molestias son pesadez del cuerpo, adormecimiento, mareos y en mi cabeza siento como una presión; padezco de imsomnio y anteriormente he sufrido de un golpe en la cabeza donde no hubo hemorragia. Fui donde un neurólogo pero me dijeron que no habia fisura. Usted cree que deberia hacerme un electroencefalograma para descartar dudas? Hace poco me hicieron una sangria de medio litro. Quisiera saber cuál es su opinon. Gracias

Respuesta

Por los datos que nos aporta debe tener una cierta adicción al alcohol que es posible sea crónica, muy mantenida en el tiempo.

Los síntomas que nos relata pueden ser atribuibles a la ingestión de alcohol. El abuso en el consumo de alcohol puede producir numerosos problemas en el organismo, entre los que se encuentran trastornos neurológicos como la polineuritis -una afectación de los nervios en general por falta de una buena alimentación, que conduce a un falta de vitaminas sobre todo del grupo B- o producirle el insomnio que nos indica.

O llevar a que los médicos le hayan realizado una “sangría”, como nos informa, probablemente porque debido al alcohol, sus glóbulos rojos (las células del cuerpo que se encargan de transportar los nutrientes y el oxígeno a todas las partes del organismo) son más grandes de lo normal, lo que llega a ocasionar problemas en la circulación de la sangre.

El excesivo consumo puede provocar hasta graves convulsiones o alteraciones en el corazón y el hígado.

En principio, lo verdaderamente importante en su caso no es la realización de un electroencefalograma, que puede solicitarse en fases posteriores, sino el abandono total de la toma de alcohol, que puede ayudarle a mejorar tremendamente de sus síntomas y enfermedades, incluyendo la hipertensión.

Pero siempre bajo un correcto y estricto control médico, buscando apoyo en su medio social próximo o incluso en asociaciones de enfermos; y teniendo en cuenta que la lucha contra la ingestión excesiva de alcohol debe realizarse durante toda la vida, en beneficio suyo y de sus familiares y compañeros.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales