Adicción a chicles de nicotina

Pregunta

Hace tres años se deshabituó de los cigarrillos, pero no ha conseguido dejar los chicles de nicotina. ¿Cómo puede hacerlo? ¿Existen centros que lo hagan?

Respuesta

La consulta que nos formula es muy interesante. ¿Qué hacer cuando el remedio para dejar una adicción se torna en una nueva adicción?

La terapia de sustitución de nicotina (con chicles, parches o sprays) es un método complementario para ayudar a dejar atrás el hábito del tabaco, que mejora claramente la salud de la mayoría de los pacientes que deciden dejar de perjudicar su salud y la de los que le rodean y abandonan un hábito tan terriblemente tóxico como es fumar.

La adicción a la nicotina es muy variable de unos fumadores a otros, lo que hace que sea también muy variable el mérito de dejar de fumar.

A algunos fumadores les cuesta muy poco mientras que a otros les cuesta muchísimo. Es a estos últimos a los que más pueden ayudar estos medios de sustitución que aportan nicotina al organismo por vía transdérmica (parches) o vía oral (chicles o spray), porque consiguen mitigar en parte el malestar tan acentuado que tienen los fumadores adictos cuando llevan un tiempo prolongado sin fumar.

Sin embargo debo aclararle que estos métodos de sustitución nicotínica no se recomiendan más allá de 3 meses por lo general, precisamente por el riesgo que tienen de producir una nueva dependencia en algunos fumadores, lo cual sucede principalmente con el spray y con los chicles (en mayor medida que con los parches).

La nueva dependencia puede surgir, según los estudios realizados, hasta en un 10% de los pacientes en el caso de los chicles.

Cuando esto sucede se recomiendan las mismas terapias de ayuda psicológica y terapia ocupacional que con los cigarrillos. Llegado a este punto, lógicamente no se puede recurrir ya a más terapias de sustitución, si bien hay defensores del uso temporal de los parches por ejercer el efecto positivo de la sustitución pero con un menor riesgo de habituación.

Por último, cabe decir que es igual de útil el empleo de fármacos inhibidores del deseo de fumar, como por ejemplo el bupropión o el champix (que deben ser recetado por un médico).

Cordialmente,
Dr. Alfonso J. Santiago Marí.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 4.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales