Acenocumarol y pérdida del cabello

Pregunta

Soy cardiópata. Me prescribieron acenocumarol, del que iba variando las dosis según los análisis. Desde la toma de este fármaco he ido perdiendo el cabello. Este efecto también parece ser reversible, aunque me gustaria conocer más detalles, de cuándo se producirá esta reversión y si hay algun medio para reactivarla. Este fármaco ha sido substituido por el Plavix (Clopidrogel).

Respuesta

En el contexto de su enfermedad de corazón, la miocardiopatía, este órgano vital, tiene ciertos fallos en su función debido a una dilatación del mismo, que puede ser originada por diversas causas, desde una isquemia del corazón a alteraciones en la nutrición, tóxicos, infecciones, etc.

Cada uno de los fármacos que lleva prescritos, aunque parezcan demasiados, tiene una función específica dentro de esta enfermedad, intentando proteger la función cardíaca.

El acenocumarol es un medicamento necesario, pues debido a la miocardiopatía hay una mayor facilidad para la formación de trombos o coágulos dentro de los vasos sanguíneos, que pueden provocarle un infarto cerebral o de corazón.

La misión del acenocumarol es precisamente evitar la formación de estos coágulos y aunque sus posibles efectos secundarios son importantes, el beneficio es mucho mayor.

Desde luego, entre los problemas relacionados con este medicamento, aparece la posibilidad de la caída del cabello. Pero este hecho puede ser debido a otros muchos factores: estrés, causa androgenética, mala alimentación, etc.

Si el origen es la toma del medicamento, el cabello en general se vuelve a recuperar cuando se deja de tomar en un período de tiempo variable, incluso de unos meses. El nuevo fármaco que toma en sustitución del acenocumarol, el clopidogrel, es un medicamento (aunque con un precio mucho mayor) con la misma función, la anticoagulación; pero en principio parece ser más seguro, al tener menos efectos secundarios que el acenocumarol.

De todas formas, es importante que a efectos preventivos descanse y duerma lo suficiente, evite el estrés e intente realizar ejercicio físico moderado, dentro de los límites que su enfermedad imponga. Consulte a su cardiólogo sobre este último punto. Y desde luego, si mantiene su preocupación por la caída del cabello, consulte también a un dermatólogo.

Cordialmente,
Dr. Sergio García Vicente


¿Le ha parecido interesante?

3 votos, media: 4.67 sobre 5

Comparta en Redes Sociales