Tuve una relación de riesgo

Pregunta

Hace algo más de año y medio tuve una serie de relaciones sexuales sin protección, con la misma persona (mujer), que considero de riesgo. Los síntomas que he tenido posteriormente son: erupción por todo el cuerpo, en especial en tronco, brazos y piernas un mes después de la última relación. Se quitó a los 4 o 5 días, aunque permaneció picor bastante tiempo después. Dolor en ambos testículos, que es el problema principal y que dura ya casi año y medio.

 He estado en urólogos (varios) y me han hecho pruebas como ecografías de testículos y de aparato urinario, así como pruebas de enfermedades de transmisión sexual (creo que todas, incluidas clamidias), sin encontrar ninguna infección. Tomé antibióticos varias veces sin resultado y el dolor continúa. En este momento me está infiltrando en la pelvis un especialista en dolor, pero no noto mejoría. Hace unos 4 meses que tengo malestar general, y empezaron a dolerme las plantas y dedos de los pies. Un reumatólogo me hizo análísis de anticuerpos sin encontrar nada.

 En general he sufrido un empeoramiento de mi condición física y está afectando a mi estado de ánimo, ya que mi vida ha sufrido un cambio importante y no veo salida al problema. Estoy convencido que esa relación sexual es la causante de este deterioro físico. ¿Podría haber algún tipo de infección vírica o similar difícil de detectar? ¿Qué me aconsejan?

Respuesta

Si todas las exploraciones y evaluaciones médicas, que entiendo exhaustivas, han resultado normales o negativas, como parece desprenderse de la lectura de su caso, mi impresión inicial es que no se trataría de ningún problema orgánico o infeccioso sino más bien un temor infundado a sufrir una enfermedad que no se ha demostrado. 

Quiero que entienda que esta respuesta me resulta delicada y no pasa de ser una posibilidad, pero real, vistas las pruebas a que le han sometido. Tuve un caso similar hace unos pocos años y que llegué a consultar con un experto en enfermedades infecciosas. 

Su comentario fue que muchos varones que tienen relaciones sexuales con personas que consideran de riesgo desarrollan un temor infundado a sufrir enfermedades de transmisión sexual como el sida, la sífilis, infecciones por Chlamidias u otros gérmenes. Tras los correspondientes estudios que demuestran negatividad o normalidad de las pruebas, aún siguen presentando síntomas físicos subjetivos y malestar psicológico, pudiendo llegar a obsesionarse y desarrollar verdaderas fobias que requieren un abordaje psiquiátrico. 

Muchas veces lo que subyace en estos casos son problemas de conciencia, infidelidades, sentimientos de culpa o simplemente un temor infundado, irreal, de una enfermedad que nunca se llega a demostrar. Se inicia una huida hacia adelante pidiendo pruebas y más pruebas que siempre son normales, pero que no terminan de convencer al paciente, que se muestra insatisfecho y solicita nuevas demandas médicas. Se genera una frustración de paciente y médico por no hallar causas orgánicas.

Con todas las cautelas del mundo e, insisto, si se han descartado las causas infecciosas habituales u otros problemas médicos que pudieran explicar sus síntomas, éste quizá pudiera ser su caso. Quizá debiera plantearse que podría no tener ningún problema orgánico. 

Siguiendo este razonamiento, acaso debiera consultar con un equipo de salud mental para explorar esta vía. Repito que esta consulta me resulta delicada y que me baso exclusivamente en los resultados negativos de todas las pruebas a que refiere haberse sometido.

Esperando haber podido ser de ayuda y agradeciendo su confianza en NetDoctor reciba un cordial saludo,

Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales