Sedación de enferma terminal

Pregunta

Mi madre falleció en una residencia a los 101 años por deterioro general, tenía anemia, diabetes, hipertensión y últimamente infecciones de orina que no lograba superar. 

El día que murió, solicité un médico ya que me pareció que tenía dificultad para respirar y no quería que sufriera. El médico del Samur pautó Haloperidol i.m. y murió al poco rato. 

Mi pregunta es si el Haloperidol le provocó o adelantó la muerte. Al ser yo la que pedí la intervención del médico me siento responsable y sigo angustiada por si actué bien o no. Debo decir que murió muy tranquila. Les agradezco de antemano si pueden quitarme esta duda ya que no puedo contactar con el médico externo que la atendió.

Respuesta

Tanto usted como el médico hicieron lo correcto, no tenga ninguna duda. El haloperidol no fue la causa y sólo alivió los sufrimientos de la paciente. La decisión fue la adecuada y en absoluto debe culparse de que haya podido causar, ni siquiera acelerar, su fallecimiento. La sedación –evitar que la paciente sufriera– estaría perfectamente indicada en este caso.

Es muy importante que tenga esto claro; no debe tener ningún tipo de remordimientos de conciencia que podrían crearle problemas futuros en su duelo. La sedación con este fármaco o con derivados de la morfina u otros es una herramienta de cuidados paliativos que ofrece la Medicina moderna para aliviar el sufrimiento de las personas en la última etapa de la vida. Quédese por tanto tranquila en este sentido.

Esperando haber podido ser de ayuda reciba un cordial saludo,

Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 4.60 sobre 5

Comparta en Redes Sociales