Presión y dolor en las piernas

Pregunta

Creo que por herencia sufro de circulación. A veces siento como presión en las piernas y me siento o las muevo y se me pasa, pero últimamente ya no. A diario camino bastante, pero últimamente recién empiezo a caminar me empieza un dolor en las piernas que no me pasa con nada. Pareciera que fuera un calambre pero es más intenso y me dura todo el día hasta que me acuesto. He estirado los músculos y nada, y algunas noches me ha empezado el dolor acostada. A veces, al estar sentada he intento permanecer de pie pero no solo se me intensifica el dolor sino que siento un hormigueo en las dos piernas e incluso en los dedos de los pies.

Respuesta

Se trata de un cuadro bastante inespecífico. Carecemos de otros datos clínicos que, sí, en principio apunta en el sentido de un trastorno circulatorio con síntomas de insuficiencia venosa crónica, pero nos falta información y la preceptiva exploración física, lo que como comprenderá limita mi capacidad diagnóstica.

En cualquier caso, basándome en los síntomas de su historia clínica yo establecería el diagnóstico diferencial con:

1) Insuficiencia venosa crónica por posibles varices internas de las extremidades inferiores.

2) Es usted muy joven y no tenemos otros antecedentes para considerar la posibilidad de la llamada claudicación intermitente o enfermedad del escaparate, ese proceso que cursa con dolor de las piernas por obstrucción parcial o completa de las arterias que irrigan las piernas. Lo considero bastante improbable en este caso dada su juventud; no sabemos si fuma o tiene tensión alta o colesterol alto, etc. Puede leer sobre la claudicación intermitente aquí.

3) Otra posibilidad que se me ocurre en este contexto sería el llamado síndrome de las piernas inquietas, sobre el que puede leer en el artículo de referencia de nuestra Enciclopedia, aquí.

4) Un trastorno neurológico con afectación de los nervios de las piernas que requiera una evaluación neurológica. Algunas enfermedades neurológicas puedan iniciarse con este tipo de síntomas.

En cualquier caso, ante la duda diagnóstica sugiero que consulte con su médico de familia para que evalúe el caso y determine las acciones necesarias para llegar a un diagnóstico certero con el que poder aplicar el mejor tratamiento.

Esperando haber podido ser de ayuda reciba un cordial saludo,

Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

19 votos, media: 3.63 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales