Hernia inguinal y sangrado

Pregunta

Una ecografía de las zonas blandas dice que es probable una hernia inguinal, me han hecho endoscopias y no encontraron nada en los intestinos. Cuando voy de vientre sangra y mucho, tengo el abdomen inflamado y dolor en el bajo vientre. Me hicieron una gastroscopia por el reflujo y tampoco encuentran nada. Si la hernia inguinal está en el intestino delgado ¿por eso sangro? o ¿pueden ser hemorroides internas?

Respuesta

Bien, son temas diferentes que no hay que confundir. 

Un sangrado por el ano de sangre roja, fresca (rectorragia) puede ser producido por diversas causas: desde simples hemorroides internas o externas hasta fisura o fístula anales, pólipos, tumores, enfermedad inflamatoria intestinal, etc. Puede leer sobre rectorragia y sus posibles causas en la siguiente consulta, aquí.

Una hernia inguinal es otro proceso bien diferente: la salida de un asa intestinal, habitualmente de intestino delgado, a través del llamado orificio inguinal, agujero situado en la ingle entre los músculos de las paredes del abdomen, que se manifiesta como un bulto, habitualmente en la ingle (de ahí su nombre “inguinal”) y que puede sufrir distintas complicaciones que pueden precisar de cirugía. Puede leer sobre este particular en nuestro artículo de referencia, aquí.

En contestación a su caso y preguntas concretas, si le han realizado endoscopias digestivas (alta y baja, es decir, gastroscopia para estudio de las vías digestivas altas como el esófago y el estómago y duodeno, y recto-sigmoido-colonoscopia, para el estudio de los intestinos gruesos o diversas partes del colon), y son normales, es decir, no han encontrado ninguna alteración destacable, es muy tranquilizador porque se han descartado patologías potencialmente graves como los tumores, por ejemplo. 

Por otra parte, si con la ecografía abdominal le han dicho que posiblemente tenga una hernia inguinal, este proceso no se relaciona habitualmente con el sangrado anal. Si ese bulto en la ingle le produce molestias, se hace más grande o quiere solucionarlo definitivamente, la única opción es la quirúrgica, es decir, operar y corregir/cerrar esa hernia. 

En su caso, el sangrado anal podría estar producido por pequeñas hemorroides internas que, en ocasiones, incluso no se detectan por endoscopia. El tratamiento en estos casos sería puramente sintomático: evitar el estreñimiento a toda costa y tratamiento médico adecuado. En cualquier caso, debería hablar con el o los médicos que la han tratado para su mayor seguridad y tranquilidad. 

Esperando haber podido ser de ayuda reciba un cordial saludo,

Dr. Salvador Pertusa Martínez.


¿Le ha parecido interesante?

17 votos, media: 4.41 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales