Fosfatasa alcalina y hepatitis C

Pregunta

Hace 14 años tuve hepatitis C y hace tres años estuve con Pegtron (peginterferón) por un año ya que mis niveles hepáticos estaban en 383,3 IU/mL. Hoy están en menos de 15, pero lo que me llama la atención es que la fosfatasa alcalina, aun con la carga viral alta, lo mas que subió fue a 89, hace dos años a 146 manteniéndose así y este año subió a 662. ¿Es por la misma hepatitis? Y, si es así, ¿por qué está subiendo? o ¿ya estamos hablando de otra cosa como el cáncer?

Respuesta

Una elevación en la sangre del nivel de fosfatasa alcalina puede producirse por diversas causas. La colestasis o paso de la bilis a la sangre es una causa frecuente de este problema y básicamente puede producirse por una obstrucción dentro o fuera del hígado. En pacientes con colestasis, la fosfatasa alcalina se eleva de forma típica hasta 4 veces su valor normal pero sólo con este dato no podemos conocer si su origen es intra o extrahepático. 


Menores elevaciones del nivel de fosfatasa alcalina son inespecíficos y pueden observarse en muchos otros tipos de enfermedad del hígado como precisamente en las hepatitis víricas (podría ser éste su caso), en enfermedades infiltrativas del hígado y en la llamada hepatopatía congestiva. La GGT, otra enzima hepática, también puede elevarse en la colestasis. Los pacientes que presentan un patrón que llamamos colestásico por la característica elevación de las enzimas hepáticas deberían ser sometidos a una ecografía abdominal para intentar aclarar el origen intra o extra hepático de la misma. 

Es interesante conocer que la fosfatasa alcalina procede de dos fuentes principales: el hígado y el hueso (también la placenta). Por ello en un paciente con una elevación aislada de esta enzima es importante confirmar si su origen es hepático u óseo. 

Para confirmar si una elevación aislada de la fosfatasa alcalina procede del hígado, deberían determinarse los niveles de GGT y de 5-nucleotidasa, otra sustancia fundamentalmente hépatica. Si éstas resultaran normales, habría que investigar entonces el posible origen óseo de la fosfatasa alcalina, ya que problemas o enfermedades como las fracturas en proceso de cicatrización, la osteomalacia, el hiperparatiroidismo, el hipertiroidismo, la enfermedad de Paget del hueso, etc. pueden cursar con elevación de la fosfatasa alcalina en sangre. 

Si se confirma una elevación aislada de la fosfatasa alcalina de origen hepático y persiste en el tiempo, debería considerarse la posibilidad de enfermedades crónicas colestásicas o infiltrativas del hígado como la obstrucción parcial de los conductos biliares, la cirrosis biliar primaria, la colangitis esclerosante primaria y algunos fármacos como la fenitoína y las hormonas sexuales masculinas. Otras menos comunes serían sarcoidosis, amiloidosis, algunos tipos de cáncer y metástasis hepáticas.

Hechas estas consideraciones, a mi juicio debería usted consultar con el médico especialista en aparato digestivo que habitualmente la ha tratado y controlado de su hepatitis C para evaluación de su elevación aislada de fosfatasa alcalina. 

Esperando haber podido ser de alguna ayuda reciba un cordial saludo,

Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales