Clamidia y enfermedad inflamatoria pélvica

Pregunta

Hace un par de años tuve Clamidia y enfermedad inflamatoria pélvica. Me dieron dos tratamientos porque no se me curó la primera vez. Al cabo de unos 4 meses seguía teniendo molestias y a veces ligeros sangrados, pero nada me daba positivo y mi doctor me comentaba que todo estaba bien. Hace un par de meses noté de nuevo dolores como los de la primera vez que tuve la infección. Fui al médico y me trató de nuevo con antibióticos. Mejoré a la semana y me mandaron la píldora para descartar endometriosis. Mi preguntas son varias: ¿Es posible volver a sufrir una EIP sin haber contraído de nuevo la infección después de año y medio?  ¿Puedo tener EIP y la citología ser negativa para la infección?  ¿Puede la píldora secar las posibles adherencias que la EIP me puede haber creado? Mi doctor me detectó un pequeño folículo hemorrágico hace una semana ¿Puede crearme eso un dolor parecido a la EIP , con clara inflamación de mi abdomen?


Respuesta

Le recomendamos la lectura del artículo de referencia de nuestra Enciclopedia, aquí. Igualmente, en nuestra base de datos tenemos una consulta sobre este particular que puede ayudarla.

En contestación a las preguntas concretas:

1. En principio, sí. Como señalamos en el artículo y la respuesta, esta enfermedad puede ser producida por distintos gérmenes y el hecho de que haya resultado negativo para Chlamyidia no excluye la posibilidad de otros microbios.

2. Sí, la citología es una prueba que estudia las células de la vagina y el cuello uterino pero no los gérmenes (para los que utilizamos el cultivo).

3. No, las adherencias son complicaciones frecuentes de la EPI que no se solucionan habitualmente con tratamiento médico con pastillas (ni a veces con tratamiento quirúrgico). No obstante, sabemos que los anticonceptivos pueden mejorar los síntomas asociados con las adherencias, como el dolor pélvico crónico, al inhibir la ovulación.

4. Sí, un folículo hemorrágico puede manifestarse con síntomas parecidos a los producidos por la EPI (de hecho, lo incluimos en nuestros diagnósticos diferenciales). Es una posibilidad.

En cualquier caso, es razonable seguir los controles evolutivos que establezca su ginecólogo.

Esperando haber podido ser de ayuda reciba un cordial saludo,

Dra. Ana Palacios Marqués


¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales