Apendicitis y peritonitis

Pregunta

A raíz de una apendicitis mal diagnosticada, que se convirtió en peritonitis, sufro dolores crónicos en el lado derecho del abdomen desde hace 6 años. Están localizados en la misma zona del apéndice. He sido atendido por varios médicos de 2 provincias, sin resultados. Tengo 23 años y soy varón. El dolor está muy focalizado en el abdomen derecho, justo por encima de la cadera; a veces se oyen ruidos y siento gases, pero rara vez tengo diarrea o estreñimiento. En cuanto a las causas, debo tener especial cuidado por las mañanas, evitando hacer cualquier esfuerzo (y entiéndase por esfuerzo, sentarse frente al ordenador o ducharse); tampoco puedo tomar café o cualquier desayuno (ni siquiera papaya licuada) hasta que no pasan unas horas, aunque depende de cómo me sienta ese día. Tanto la frecuencia como la duración del dolor se han incrementado en los últimos años, aunque ahora se encuentra estable, es decir, tengo episodios de 3-8 veces al mes, dependiendo de las circunstancias. Incluyo tanto los episodios leves como los fuertes; para que se hagan una idea, los leves son espontáneos y a veces desaparecen solos, o después de una comida o de unas horas de reposo; los fuertes son insoportables y me pueden dejar en cama hasta 3 días. Tanto unos como otros, a veces se alivian con la postura o consumiendo algún alimento, pero el 90% de los casos es cuestión de tiempo y descanso. 

Durante un tiempo contemplé la posibilidad de que pudiera ser psicológico. Pero la experiencia me ha demostrado lo contrario. Si por cuestiones de trabajo o de fuerza mayor tengo que aguantarme, el dolor se incrementa indefinidamente, de manera que cuando puedo acostarme, el dolor tarda el triple en desaparecer (si he aguantado 6 horas, puedo estar en cama todo el fin de semana). Cuando cursaba mis estudios intenté soportar el dolor y acabé perdiendo el sentido. 

He tomado nolotil, paracetamol, aspirinas, antiácidos, spasmoctyl y otros medicamentos, que rara vez me calmaron el dolor. Ninguno de los diagnósticos médicos ha coincidido; algunos lo achacan a los gases, otros a desgarros en las cicatrices (de la peritonitis), a una disfunción de la válcula ileocecal, etc. Mi trabajo no exige esfuerzos físicos, no bebo, no fumo y por supuesto no consumo drogas. Mi dieta consiste casi exclusivamente en agua, arroz, pollo, pavo y ensalada, y si me siento pletórico, un café. Reconozco que suelo abusar de la cafeina, pero eso solo me suelta el vientre. 

En 6 años la única forma de aliviarlo ha sido el tiempo y el descanso, aunque nunca es inmediato y a veces no puedo escribir, ni leer ni dormir. Por favor, necesito ayuda urgente.

Respuesta

No es fácil orientar un caso como el suyo, en el que el presenta un dolor abdominal crónico postquirúrgico de más de 6 años de evolución. Nos faltan también muchos datos clínicos y de las exploraciones complementarias que le hayan podido hacer a lo largo de este tiempo, incluso de las evaluaciones médicas que le han hecho diferentes médicos de 2 provincias "sin resultados". De cualquier forma, sí puedo realizar algunos comentarios sobre su caso:

1.- Es usted un varón joven y, entiendo que previamente sano, que presenta un dolor abdominal crónico, de larga evolución, que se inicia a raíz de una apendicitis aguda complicada con peritonitis que requiere apendicectomía de urgencia.

La primera posibilidad diagnóstica que se me ocurre es que se trate de un dolor abdominal crónico y recurrente motivado por secuelas postquirúrgicas, entre las que cabría destacar las llamadas adherencias intestinales (es decir, asas intestinales pegadas entre sí) después de sufrir ese proceso infeccioso e inflamatorio que llamamos peritonitis.

Esta es una complicación relativamente frecuente en esos casos de abdomen agudo, como el suyo, en los que el cirujano debe operar de urgencia y limpiar toda la cavidad abdominal de la importante infección de esta membrana que rodea las vísceras abdominales. Como secuela son frecuentes los dolores abdominales cólicos por la dificultad que tienen los alimentos de pasar a través de asas intestinales, probablemente estrechadas por las secuelas de la infección y la inflamación. La solución que a veces se plantea es la reintervención quirúrgica para liberar esas posibles adherencias intestinales.

2. La enfermedad de Crohn es una enfermedad que debe tenerse en cuenta en los pacientes que presentan dolor abdominal persistente o recurrente tras la cirugía de apendicitis. Es verdad que este proceso cursa con determinados síntomas o signos característicos además del dolor (diarrea o estreñimiento, posible sangrado anal, fiebre, etc) pero es un proceso que debería ser incluido en el diagnóstico diferencial. Puede ler sobre esta enfermedad en el artículo de referencia de nuestra Enciclopedia, aquí.

Finalmente, ignoro si ha visitado a algún especialista de aparato digestivo y las pruebas complementarias realizadas, pero si no lo ha hecho mi consejo es que visite a un gastroenterólogo.

Espero haber contribuido en aportarle alguna posible idea.

Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

9 votos, media: 4.11 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales