Adicción a ansiolíticos

Pregunta

Describo el caso de un amigo. Empezó a tomar Dalmane (flurazepam) porque no podía dormir día tras día. Coincidió con una condición de salud (dengue) que le hizo colapsar y sentía que no podía salir sin descansar. No le gustaba tomar pastillas de dormir, pero estaba de viaje, y cuando se le acabó se dio cuenta de que habiéndolas tomado varias semanas tenía adicción y continuaba débil, necesitado de sueño. 

Al estar de viaje y no tener más Dalmane, le dieron lorazepam diciéndole que no eran aditivas pero lleva tres meses tomándolas y sí tiene adicción. No tiene posibilidad de ir a un programa de desintoxicación y quiere saber si es mejor simplemente tratar de dejar de tomar lorazepam poco a poco o si es mejor tomar Dalmane, que le pueden traer, bajando la dosis poco a poco. 

También le dicen que si no tiene ni la una ni la otra puede tomar Valium, que es menos adictivo y le resultará fácil salir de ello rebajando la dosis paulatinamente. Él quiere saber cuál sería la mejor opción para salir de esta adicción, no quiere tomar nada pero necesita salir gradualmente, y no tiene apoyo psicológico ni médico, ya que está de viaje en una zona sin gran posibilidad de atención médica. Es varón y tiene 47 años.

Respuesta

Los fármacos que comenta (Dalmane o Flurazepam, Lorazepam y Valium o diazepam) son todos ellos ansiolíticos e hipnóticos y pertenecen al grupo denominado benzodiacepinas.

Por sus características farmacológicas, todos ellos producen sedación, alivio de la ansiedad y del insomnio, pero también adicción cuando se toman durante cierto tiempo de forma continuadas.

En estos casos y si no existen problemas de ansiedad subyacente y sólo trastornos del sueño, sería mejor empezar a utilizar otro grupo de fármacos como el zolpidem que, si bien no tiene efecto ansiolítico, sí puede aliviar los trastornos del sueño, mejorando su estructura, y no produce dependencia o adicción.

La transición puede ser dificultosa porque al suspender los ansiolíticos, lo cual debería hacerse de forma paulatina, pueden aparecer los síntomas de dependencia o lo que popularmente se conoce como "mono".

Lo ideal sería consultar con un médico o psiquiatra para que le asesorase, pero si no tiene acceso a asistencia médica debería hacerlo -paulatinamente, insisto- por sus propios medios sabiendo que, a buen seguro, pasará unos días malos con múltiples síntomas atribuibles a esa adicción o dependencia (trastorno del sueño, ansiedad, sudoración, malestar general, etc).

Esperando haber podido ser de ayuda reciba un cordial saludo,

Dr. Salvador Pertusa Martínez


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales