El yoga es bueno para la hipertensión

Un estudio muestra que a los nuevos practicantes de yoga les bajó la tensión.

Es frecuente desarrollar niveles de tensión ligeramente altos (pre-hipertensión) como paso previo a la hipertensión. Los pacientes en esta situación acaban presentando hipertensión a menos que mejoren su estilo de vida. Se acepta generalmente que existe hipertensión cuando las cifras de un paciente son consistentemente de 140/90 mmHg (milímetros de mercurio; coloquialmente, 14-9) o más elevadas.

Un reciente estudio muestra ahora que los pacientes con pre-hipertensión podrían beneficiarse del yoga como herramienta para reducir la presión arterial.

Artículo Relacionado
Hipertensión (incremento de la presión sanguínea)

Es uno de los factores de riesgo más importantes para el ataque cardíaco y el ictus y puede ser difícil de tratar.

"Tanto la pre-hipertensión como la hipertensión aumentan el riesgo de ataque cardiaco, de accidente cerebrovascular y de insuficiencia cardiaca", aseveró el autor del estudio, Dr. Ashutosh Angrish, del Hospital Sir Gangaram, Nueva Delhi, India.

La investigación estudió a 60 personas con una tensión ligeramente elevada, pero sanas por lo demás. Los participantes se asignaron aleatoriamente bien a practicar hatha yoga al tiempo que hacían cambios convencionales en su estilo de vida, o bien solamente a hacer los cambios en el estilo de vida (el "grupo control"). Los cambios en el estilo de vida incluían ejercicio aeróbico moderado, una dieta más sana y dejar de fumar. El hatha es una variedad del yoga que añade el ejercicio físico a la relajación, meditación, etc.; actualmente es el yoga más practicado en todo el mundo.

Los voluntarios del grupo de yoga, de edad media de 56 años, recibieron clases de yoga durante un mes y posteriormente siguieron con la actividad en casa. Ésta incluyó estiramientos, respiración controlada y meditación durante una hora al día. La edad promedio de los participantes del grupo de control (los que no practicaron yoga) era de 52 años.

Publicidad

Después de 3 meses, los del grupo de yoga experimentaron reducciones de la presión arterial, pero no los del grupo control, hallaron los investigadores.

Artículo Relacionado
Ictus (accidente cerebrovascular, apoplejía)

¿Sabía que la intervención inmediata de un equipo médico puede paliar los efectos del ictus?

"Aunque la reducción de la presión arterial fue pequeña, podría ser muy significativa clínicamente, porque incluso una bajada de 2 mmHg de la tensión diastólica (la cifra menor) tiene el potencial de reducir el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria en un 6 por ciento y el riesgo de ictus en un 15 por ciento", señaló Angrish.

"Nuestra investigación sugiere que se debería aconsejar a los pacientes con pre-hipertensión la práctica de una hora diaria de hatha yoga. Podría prevenir el desarrollo de la hipertensión, además de proporcionar la sensación de bienestar propia de esta disciplina", añadió en un comunicado de prensa de la European Society of Cardiology.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales