Tómese la tensión

Los resultados dan muchas pistas sobre su salud cardiaca.

La hipertensión crea propensión a padecer una enfermedad cardiaca o un accidente cerebrovascular (ACV, o ictus). Pero, dado que la hipertensión normalmente no provoca síntomas, cualquiera podría estar en situación de riesgo sin siquiera saberlo. Con frecuencia no es posible determinar las causas de la hipertensión (en este caso se dice que es idiopática o sin causa aparente) y hacer que vuelva a valores seguros puede ser complicado.

Artículo Relacionado
Hipertensión (incremento de la presión sanguínea)

Es uno de los factores de riesgo más importantes para el ataque cardíaco y el ictus y puede ser difícil de tratar.

Por eso, por la ausencia de síntomas, es importante tomarse la tensión regularmente y lo ideal es que lo haga su médico u otro profesional sanitario.

Lo que debe saber sobre la tensión, o presión arterial, de acuerdo al comunicado de la Universidad Johns Hopkins:

  • La primera cifra de la lectura, la más alta, es la presión sistólica; la segunda o la más baja, es la presión diastólica.
  • Una presión arterial (o tensión) normal es menor de 120 mmHg para la presión sistólica y menor de 80 mmHg para la presión diastólica. Coloquialmente, menor que 12/8.
  • La pre-hipertensión es una presión sistólica de entre 12 y 14, o una diastólica de entre 8 y 8,9.
  • La hipertensión es una presión sistólica de a partir de 14 o una diastólica de a partir de 9.

Si la presión arterial es normal, vuélvala a medir al menos una vez al año. Si es más alta de lo normal, siga los consejos de su médico para controlarla. Quizá deba medirla usted mismo en casa entre las visitas al consultorio. En las farmacias venden tensiómetros de muñeca (son más exaactos los que tienen una manga inflable para el brazo) suficientemente precisos y no son caros.

Los primeros pasos para bajar la tensión son los cambios en el estilo de vida, como comer más fruta y verdura, reducir el consumo de sal, de grasas no saludables y bajar el colesterol. Hacer más ejercicio y limitar el consumo de alcohol también ayuda. Si con todo ello la tensión no baja, será necesario recurrir al medicamento que indique su médico para controlarla.

Artículo Relacionado
Chequeo médico anual en los hombres a partir de los 40 años

A medida que se cumplen años conviene revisar periódicamente algunos importantes parámetros de salud.

Publicidad


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales