El Tai-chi es un buen punto de partida tras un ataque al corazón

Podría ser una opción válida para los pacientes de enfermedades cardiacas renuentes a hacer ejercicio, muestra un nuevo estudio.

El Tai-chi nació originariamente como un arte marcial, pero actualmente se concibe como un ejercicio con el que mejorar el estado de salud físico y mental.

Se basa en una sucesión de movimientos circulares, lentos y armoniosos, que se coordinan con la respiración. Se conoce en Oriente desde hace siglos, sobre todo en China, Japón y Corea, donde se practica a cualquier hora y al aire libre, por gente de todas las edades.

Estos movimientos lentos y suaves pueden ayudar a fomentar la actividad física necesaria para los cardiópatas. Más del 60% de los pacientes que han sufrido un ataque cardíaco se niegan a la rehabilitación cardíaca, fundamentalmente por la creencia errónea de que el ejercicio será desagradable o doloroso, o por miedo a que precisamente el ejercicio desencadene un nuevo ataque, afirman los autores.

Artículo Relacionado
6 señales de alarma antes de un ataque al corazón

Pueden suponer actuar preventivamente antes de que se produzca.

El Tai-chi podría ser una buena opción para ellos, porque se puede empezar de forma muy lenta y sencilla y, a medida que se gana en confianza, ir aumentando la intensidad, dijo la Dra. Elena Salmoirago-Blotcher, de la Universidad de Brown, en Providence, Rhode Island, en un comunicado de prensa de la American Heart Association.

"El Tai-chi es un ejercicio cuya intensidad oscila entre baja y moderada. El énfasis en la respiración y la relajación también puede ayudar con la reducción del estrés y del distress psicológico (un estado de angustia por el que una persona es incapaz de adaptarse completamente a factores externos amenazantes o anómalos", afirmó.

En el estudio participaron 29 voluntarios cardiópatas, de edad media de 68 años. Todos habían sufrido un ataque cardiaco o se habían sometido a una angioplastia (un procedimiento para “desatascar” una arteria obstruida). Todos eran sedentarios, y la mayoría tenía factores de riesgo cardíacos, como exceso de peso, tabaquismo, diabetes o colesterol alto. Todos también se habían negado a someterse a rehabilitación cardiaca.

Para la investigación, participaron en un programa corto (24 clases en 12 semanas) o más largo (52 clases en 24 semanas) y a todos se les proporcionó un DVD para que pudieran practicarlo en casa.

El Tai-chi se mostró seguro y el único efecto negativo fue un dolor muscular menor –o sea, agujetas– muy al principio. A los voluntarios “les gustó mucho” el tai chi y todos afirmaron que lo recomendarían. Los investigadores dijeron que la asistencia a clase fue del 66 por ciento, lo que sugiere que es una rutina manejable.

Artículo Relacionado
4 síntomas de ataque al corazón que se dan sólo en mujeres

En las mujeres, los síntomas son más difíciles de detectar

El Tai-chi no mejoró los niveles de aptitud aeróbica de los participantes tras tres meses. Pero los que completaron el programa más largo sí realizaban más actividad física entre moderada y vigorosa semanalmente, reportó el estudio, publicado en la revista Journal of the American Heart Association.

"Por sí mismo, el Tai-chi en ningún caso reemplaza a la rehabilitación cardiaca tradicional, como la educación sobre los factores de riesgo, la dieta y la fidelización al tratamiento instaurado", señaló Salmoirago-Blotcher; “pero si estudios a mayor escala prueban que es efectivo, quizá sea posible ofrecerlo como una opción de ejercicio en los centros de rehabilitación, como puente a un ejercicio más efectivo: una manera de empezar a hacer las cosas bien”, comentó.

Publicidad

Artículo Relacionado
Artículo con información médica y salud sobre: Pilates, yoga, tai-chi y otras terapias

Son formas alternativas de mantenimiento y mejora de la salud, y en este artículo destacamos el yoga, tai-chi, reiki, chi kung y pilates.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales