Por qué las mujeres viven más que los hombres

Se sabe desde hace tiempo que en términos generales las mujeres viven más años que los hombres; algunos estudios sugieren que el índice de mortalidad masculina es un 60% más alto que la femenina.

La explicación tradicional radicaba en los mayores riesgos que corrían los hombres, en términos de accidentes y enfermedades propios de su estilo de vida, como enfermedades cardiacas y cánceres. Pero en el mundo de hoy no difieren los estilos de vida de unas y otros, con lo que se imponía buscar otra explicación.

Un grupo de científicos de la Universidad de Uppsala, en Suecia, han descubierto que la causa de que el tradicionalmente llamado “sexo fuerte” viva menos que “el débil” está en el cromosoma Y o, específicamente, en su falta. El cromosoma Y es el que contiene el ADN que hace que los varones sean, eso, varones. Está presente en casi todas las células del cuerpo y representa casi el 2% del total del ADN celular.

Sin embargo, el cromosoma empieza a desaparecer con la edad de las células de los varones y éste es el proceso en que los investigadores piensan como causa de la menor esperanza de vida. Algunos estudio anteriores han asociado la pérdida de este cromosoma al riesgo de padecer ciertos tipos de cánceres, pero ahora se lo asocia también a la enfermedad de Alzheimer.

En el estudio tomaron parte más de 3.200 varones entre 37 y 96 años de edad y se puso de manifiesto que el cromosoma Y faltaba en las células blancas de uno de cada cinco participantes, siendo más común la pérdida en los de más edad. Los registros muestran que la enfermedad de Alzheimer es casi tres veces más frecuente en los hombres afectados por el fenómeno.

Además, se encontró que los hombres sanos a quienes faltaba el cromosoma Y eran hasta siete veces más proclives a padecer la enfermedad, que causa un deterioro mental progresivo. Esto se debe a que las células blancas en cuestión forman parte del sistema inmune y se piensa que la falta del cromosoma causa que no funcionen correctamente, creando cierta vulnerabilidad en el cuerpo.

“Las células sanguíneas que estudiamos están involucradas en el sistema inmune y es sorprendente cómo la pérdida del cromosoma Y en dichas células se asocia con enfermedades de otros tejidos del cuerpo. Nuestra hipótesis es por tanto que la falta del cromosoma causa que las células blancas pierdan su función inmune. Y, dicho brevemente, el estudio de la pérdida del cromosoma podría hacer crecer la esperanza de vida de los varones, incluso, quizás, igualándola a la de las mujeres”, dijeron los investigadores.

Según el INE (2014), en España un hombre de 65 años puede esperar vivir otros 15,40 (o sea, hasta los 80,4 años), mientras que una mujer de la misma edad vivirá como promedio 21,20 años más, o hasta los 86,2). Se cree que la diferencia de las esperanzas de vida se vuelve cada vez menor.

Más razones de que las mujeres vivan más

Los cromosomas (de nuevo)

Ahora hablamos de los cromosomas X, de los que las mujeres tienen dos, y el hombre sólo uno (su equivalente es precisamente el citado cromosoma Y). Esta diferencia altera la forma de envejecer las células.

Con dos cromosomas X, las mujeres tienen dos copias de cada gen. Dicho de otro modo: cuando un grupo de cromosomas envejece, las mujeres tienen repuesto, a diferencia con los varones. Éstos no tienen “back-up” con lo que el riesgo de disfunciones, y por tanto de contraer enfermedades, se multiplica.

Hormonas

La testosterona está también en el meollo del debate sobre el envejecimiento. Una investigación llevada a cabo en 2015 por la estadounidense Endocrine Society encontró que los niveles más altos de testosterona causan mayor producción de colesterol HDL, el “bueno”, lo que ayuda a eliminar el colesterol “malo”, o LDL. Esto puede causar que el hombre sea más vulnerable a problemas cardíacos.

Las mujeres pre-menopáusicas, por otra parte, deben dar las gracias por vivir más a los estrógenos. Una investigación de la Queen Mary University, en Londres,

Niveles de hierro

Comparadas con los hombres, las mujeres son relativamente deficientes en hierro, fundamentalmente en la adolescencia y primera juventud, debido a la menstruación. El hierro tiene un papel determinante en la producción de radicales libres en las células, que pueden envejecerlas y alterar el sistema inmune.

Tener, por tanto, unos niveles de hierro más elevados (lo que es más probable que suceda en los varones, como se dijo) puede dañar las células e incrementar las posibilidades de posteriores problemas cardiovasculares.


¿Le ha parecido interesante?

8 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales