Por qué la primera noche del viaje dormimos peor

Cuando dormimos en un lugar nuevo –un hotel, por ejemplo- una parte del cerebro permanece alerta ante supuestos peligros potenciales: ¿un atavismo?

Esto explicaría por qué muchos dormimos mal la primera noche, estando de viaje. Un estudio reciente así lo asevera.

"En Japón decimos que si uno cambia de almohada no puede dormir", comentó una de las autoras del estudio, Dra. Yuka Sasaki, de la Universidad de Brown, en un comunicado de prensa. "Uno no duerme muy bien la primera noche en un lugar nuevo. Todos los sabemos".

Los investigadores midieron la actividad cerebral de 35 voluntarios durante dos noches, mientras dormían en un laboratorio del sueño, con una semana de diferencia.

Todos los participantes, en la primera noche, tenían mayor actividad en un área del hemisferio izquierdo del cerebro que en el hemisferio derecho. Esto se producía durante una fase del sueño llamada slow-wave sleep, o sueño de ondas lentas, apuntaron los investigadores.

Cuando se reprodujeron sonidos en el oído derecho de los participantes para estimular el hemisferio izquierdo del cerebro, eran más propensos a despertarse y a estar alertas al despertar que si los sonidos se reproducían en el oído izquierdo para estimular el hemisferio derecho.

En la segunda noche en el laboratorio del sueño, ya no hubo diferencias significativas en la actividad entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, ni siquiera en la red que se activó la primera noche.

El estudio se publicó en la revista Current Biology. Puede leer un resumen, en inglés, aquí.


¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales