La percepción del ritmo podría ser clave en los niños tartamudos

Los niños tartamudos podrían tener dificultades para seguir el ritmo, sugiere un estudio.

El 'entrenamiento rítmico' podría ayudar a los niños tartamudos

©carloscastilla

Los investigadores afirman que los hallazgos suponen un avance hacia los orígenes de la tartamudez y apuntar a terapias potenciales.

En el estudio participaron 17 niños tartamudos y 17 niños sin este problema. Los investigadores hallaron que los primeros tenían problemas para distinguir entre los patrones de redoble de tambor durante un juego de computadora.

El significado de todo esto no está claro. "Pero nuestra hipótesis es que los niños tartamudos tienen dificultades con la generación interna del ritmo", dijo el Dr. Devin McAuley, de la Universidad Estatal de Michigan, en East Lansing.

“Y esto es importante porque nuestra capacidad de llevar el ritmo es una de las claves para hablar con fluidez”.

Con todo, el estudio no prueba que los problemas con la percepción del ritmo sean la causa de la tartamudez, señaló McAuley.

La dificultad para seguir el ritmo podría ser algo asociado al problema, y que fuera provocada por algo “más central en el cerebro".

En NetDoctor...

También es posible que la tartamudez sea la causa. “Cuando un niño comienza a tartamudear, el cerebro se organiza adaptándose al hábito; las diferencias en la percepción del ritmo podrían ser un producto secundario de ese hecho", dijo.

Según McAuley, es verosímil que los problemas para seguir el ritmo contribuyan a la tartamudez. Dijo que hay evidencias de que las personas tartamudas tienen "menos conectividad" en una red del cerebro que se sabe que está involucrada con la percepción del ritmo, aunque, una vez más, no está claro que el problema con la conectividad provoque la tartamudez.

"Ahora hay que hacer más estudios", dijo McAuley. Pero añadió que los hallazgos plantean la posibilidad de que el "entrenamiento rítmico" (incluso a través de la música) podría ayudar a algunos niños con tartamudez.

El estudio aparece en la revista Brain and Language. Puede leer un resumen aquí.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales