Para los mayores, importa más la familia que los amigos

Los mayores se sienten más cómodos con la ayuda de la familia que con la de los amigos.

Para los mayores, las relaciones con los familiares cercanos parecen ser más importantes que las de los amigos a la hora de alargar la vida, según un estudio reciente.

Los mayores con relaciones estrechas con familiares (excluidos los cónyuges) tenían un riesgo del 6 por ciento de fallecer en los siguientes 5 años, frente a aproximadamente el 14 por ciento de los aseguraron no tenerla con su familia, puso de manifiesto la investigación, presentada en la reunión anual de la American Sociological Association, en Seattle.

"Las relaciones sociales realmente importan", dijo el investigador principal, James Iveniuk, de la Universidad de Toronto; "pero las relaciones familiares parecen ser más vitales que las amistades. Se puede tener una relación estrecha con los amigos, aunque esto no tuvo un gran efecto, pero si no se tiene una relación estrecha con los familiares, el riesgo de fallecer era mayor", dijo.

En particular, el riesgo mayor era sufrir un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular, señaló Iveniuk.

"Hay grandes expectativas con la familia; se espera que cuide de uno, particularmente cuando las cosas se vuelven molestas o desagradables, como cuando se está enfermo; se supone que la familia ha de estar a su lado", explicó Iveniuk.

Por el contrario, los amigos son más propensos a entrar y a salir de su red social, especialmente si no se es una persona fácil, dijo.

"Esto no equivale a decir que la familia siempre sea lo mejor", continuó Iveniuk. “En muchos casos la familia resulta molesta, frustrante o incluso abusiva, y no se debería estar con ellos solo porque son familia, dijo.

Con todo, "para la mayoría, en general los familiares son personas con los que lo más probable es que se tenga una relación estrecha y abiertos a cuestiones como la salud. Tienen la capacidad de posponer la muerte de sus próximos", afirmó Iveniuk.

La investigación

Para el estudio, Iveniuk usó datos nacionales en EE.UU. para buscar las redes sociales más importantes a la hora de posponer el momento de morir.

Se pidió a los mayores participantes que listaran sus 5 confidentes más cercanos, que describieran en detalle la naturaleza de cada relación y que indicaran hasta qué punto se sentían cercanos a cada uno.

Sin contar con los cónyuges, los participantes tenían un promedio de 3 confidentes cercanos, y la mayoría dijeron que contaban con un nivel alto de apoyo de sus contactos sociales. La mayoría de los participantes estaban casados, tenían un buen estado de salud y aseguraron no estar muy solos, encontraron los investigadores.

Los investigadores también hallaron que los que nombraron a más familiares (siempre excluyendo cónyuges), independientemente de lo estrecha que fuera la relación, tenían menos probabilidades de muerte prematura que los que nombraron a menos familiares.

Además, los investigadores observaron 4 factores asociados con un riesgo más bajo de muerte prematura: estar casado, tener una red de amigos y familiares muy amplia, participar en organizaciones sociales y sentirse más cercanos a las personas confidentes.


¿Le ha parecido interesante?

3 votos, media: 2.67 sobre 5

Comparta en Redes Sociales