El origen del Alzheimer, cada vez más cerca

Las placas y los nudos tóxicos presentes en el cerebro podrían provocar la enfermedad

Una reciente investigación parece respaldar la teoría de que la acumulación de placas de beta amiloidea en el cerebro es el primer paso de un proceso que desencadena la enfermedad de Alzheimer.

Más evidencias de la bondad de la dieta mediterránea

Los investigadores detectaron el importante papel de una enzima en este proceso y creen que dicha enzima podría ser el objetivo de nuevos medicamentos contra el Alzheimer.

La teoría de que la acumulación de placas de beta amiloidea desencadena el Alzheimer se sugirió por primera vez a mediados de los años 80.

"Una de las grandes cuestiones desde entonces ha sido si la beta amiloidea realmente desencadena la formación de nudos [parecidos a fibras] que matan a las neuronas", explicó uno de los autores del estudio, Dr. Rudolph Tanzi, del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Tras hacer crecer unas células madres neurales especiales en el laboratorio durante 6 semanas, el equipo de Tanzi notó que las células vinculadas con una forma de Alzheimer que progresa rápidamente no sólo aumentaban los niveles de beta amiloidea, sino que también contenían los "nudos neurofibrilares" que son el otro sello distintivo de la enfermedad.

"En este nuevo sistema que llamamos 'Alzheimer de laboratorio', hemos sido capaces de mostrar por primera vez que la deposición amiloidea es suficiente para conducir a la formación de nudos y la subsiguiente muerte celular", dijo Tanzi.

Los investigadores también hallaron que aumentar los niveles de una enzima particular pareció ayudar a reducir la formación de los nudos tóxicos.

"Este nuevo sistema, que puede adaptarse a otros trastornos neurodegenerativos, podría revolucionar el descubrimiento de fármacos en cuanto a la velocidad, los costes y la relevancia fisiológica de la enfermedad", aseguró Tanzi.

"Realizar pruebas con medicamentos en modelos con ratones que normalmente tienen depósitos en el cerebro de placas o nudos, pero no ambas cosas, requiere más de un año y es muy caro", añadió.

"Con nuestro modelo tridimensional que recapitula tanto las placas como los nudos, ahora podemos examinar cientos de miles de medicamentos en unos meses sin usar animales, en un sistema que es considerablemente más relevante para los acontecimientos que suceden en el cerebro de los pacientes de Alzheimer", concluyó.

Los hallazgos aparecen en la revista Nature.

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales