La obesidad no es la única causa de la diabetes tipo 2

Hay mutaciones genéticas y otros factores que contribuyen

Aunque comúnmente se vincula la epidemia de diabetes tipo 2 con el sobrepeso y la obesidad, no son éstos los únicos factores que la causan, sugiere una investigación reciente.

El sedentarismo se asocia con la diabetes tipo 2

En los últimos meses, al menos tres estudios nuevos han reportado otros factores que podrían provocar la diabetes tipo 2. Esos factores tienen que ver con mutaciones genéticas, una hormona poco conocida llamada amilina, y problemas con el reloj natural del cuerpo.

La idea de que la obesidad no es lo único que provoca diabetes tipo 2 no es nueva.

"La genética es un factor importante en la diabetes tipo 2. Ciertos grupos étnicos contraen diabetes tipo 2 en mucha mayor medida que otros, y a edades mucho más tempranas", apuntó la Dra. Christine Resta, del Centro Médico Maimonides, en Nueva York.

"La obesidad sin duda es parte de la diabetes tipo 2 en la mayoría de los pacientes. Pero el diagnóstico probablemente se deba en un 50 por ciento al azar, debido a cosas como los antecedentes familiares, y el 50 por ciento es lo que uno hace, como el estilo de vida. Hay personas delgadas que contraen diabetes tipo 2, y algunas personas, sin importar su peso, simplemente no la contraen", explicó.

El sedentarismo también se asocia con el desarrollo de la diabetes tipo 2.

Mutaciones genéticas

Aunque hace tiempo que se sabe que los genes son al menos en parte responsables de la diabetes tipo 2, los investigadores no conocen todos los genes o mutaciones genéticas involucradas. Incluso cuando se han identificado genes específicos, no siempre está claro cuál es la mejor opción de tratamiento.

El estudio más reciente se enfocó en un gen llamado PPARG, que se sabía que tenía que ver con la diabetes tipo 2. Pero los investigadores hallaron que el uno por ciento de las personas tienen una de las nueve mutaciones que afectan la forma en que el gen funciona. En esas personas, el riesgo de contraer diabetes tipo 2 se multiplica por más de siete, según un estudio que aparece en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

La hormona amilina

Otro estudio, que aparece en la revista Journal of the Federation of American Societies for Experimental Biology, observó a otra hormona que produce el páncreas, llamada amilina. Normalmente, la amilina funciona junto con la insulina para ayudar al cuerpo a procesar y utilizar los azúcares de los alimentos como combustible.

Pero los investigadores hallaron que parte de la amilina se puede depositar alrededor del páncreas. Cuando esto ocurre, la amilina puede formar unas aglomeraciones tóxicas que pueden provocar la muerte de las células productoras de insulina, lo que conduce a la diabetes.

El tercer estudio, que aparece en la revista Diabetes Research and Clinical Practice, sugirió que las alteraciones en el “reloj interno” del cuerpo podrían ser un factor adicional. Los investigadores anotaron que los estilos actuales de vida, con actividad las 24 horas del día y los 7 días de la semana, trastornan de forma constante los ciclos naturales de sueño y vigilia. Factores como las luces nocturnas, el trabajo por turnos y comer en momentos inadecuados pueden alterar al reloj corporal.

Independientemente de cuáles pudieran ser las causas adicionales, en estos momentos el peso es uno de los pocos factores modificables que ayudan a gestionar a la diabetes tipo 2. "Bajar del 5 al 10 por ciento del peso corporal pueden marcar la diferencia en la diabetes. Sin duda, el ejercicio también tiene un papel", enfatizó Resta.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales