La obesidad en la juventud puede provocar impotencia

Un estudio muestra niveles de testosterona significativamente más bajos en los jóvenes gordos

Estos chicos son potencialmente impotentes e infértiles

Los chicos jóvenes obesos tienen niveles reducidos de testosterona, lo que aumenta en gran medida el riesgo de impotencia e infertilidad en la edad adulta, según la reciente investigación.

Los investigadores, de la Universidad de Buffalo, compararon los datos de 25 chicos obesos con 25 chicos delgados, de entre 14 y 20 años de edad, y hallaron que los obesos tenían un nivel de testosterona un 50 por ciento inferior al de los delgados. La testosterona es la hormona producida por los testículos.

Preliminar

Los hallazgos cabe considerarlos preliminares, advirtieron los investigadores, y deberán confirmarse en estudios más amplios. La investigación se ha publicado en la revista Clinical Endocrinology.

"Nos sorprendió observar una reducción del 50 por ciento en la testosterona en este estudio pediátrico, porque estos chicos obesos eran jóvenes y no diabéticos", apuntó en un comunicado de prensa de la Universidad de Buffalo el primer autor del estudio, el Dr. Paresh Dandona, jefe de la división de endocrinología, diabetes y metabolismo de la Facultad de Medicina de la Universidad.

"Las implicaciones de nuestro estudio son graves, porque estos chicos son potencialmente impotentes e infértiles", advirtió Dandona. Los investigadores anotaron que unos niveles bajos de testosterona también se asocian a mayores niveles de grasa abdominal y menor musculatura, lo que puede conducir a la diabetes.

"Estos hallazgos indican que el efecto de la obesidad es potente, incluso entre los jóvenes, y que el estilo de vida y la alimentación, que comienzan en la niñez, tienen importantes repercusiones en etapas posteriores de la vida", planteó Dandona.

¿Es reversible?

"La buena noticia es que sabemos que los niveles de testosterona regresan a la normalidad en los adultos obesos que se someten a cirugía de derivación gástrica", dijo. "Es posible que los niveles también regresen a la normalidad mediante la pérdida de peso como resultado de cambios en el estilo de vida, aunque hay que confirmarlo en estudios más amplios".

Aunque el estudio encontró una asociación entre la obesidad y unos niveles más bajos de testosterona, no estableció causalidad.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales