Obesidad en la adolescencia: la familia es clave

Un nuevo estudio encuentra que con una familia estable y buenas relaciones con los padres es más probable que los adolescentes desarrollen hábitos sanos que podrían evitar la obesidad.

Los investigadores encontraron también que los padres son particularmente importantes para ayudar a sus hijos varones a desarrollar hábitos de conducta que les permitirán mantener un peso conveniente.

"Un nivel alto de disfunción familiar puede interferir en el desarrollo de estilos de vida sanos, debido a la capacidad limitada, o incluso incapacidad, de la familia de establecer rutinas en las comidas, los hábitos de sueño u otras actividades, lo que puede conducir al aumento de peso", comentó la directora del estudio, Dra. Jess Haines, de la Universidad de Guelph, en Ontario.

Para el estudio, publicado en la revista International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity, los investigadores estudiaron datos de 3.700 adolescentes y jóvenes de 14 a 24 años de edad, en Estados Unidos.

Alrededor de un 80 por ciento reportaron tener familias estables y un 60 por ciento de las chicas y un 50 por ciento de los varones dijeron que tenían buenas relaciones con sus padres.

Los investigadores encontraron que los hijos de familias estables y relaciones estrechas con sus padres eran más propensos a llevar una dieta sana, y que también lo eran a ser físicamente activos y a dormir lo suficiente.

Las hijas de esas familias comían menos comida basura, y eran menos propensas al sobrepeso o la obesidad, encontraron los investigadores. Entre los hijos varones, los que tenían una relación estrecha con sus padres eran igualmente menos propensos al sobrepeso o a la obesidad, según el informe.

"En general, las investigaciones sobre la influencia de los padres solo han examinado la influencia de la madre, o la combinada de ambos padres", comentó Haines en un comunicado de prensa de la universidad.

"Nuestros resultados muestran la importancia de la influencia de los padres en sus hijos, y de la conveniencia de desarrollar programas educacionales para ayudar a los padres a establecer conductas saludables en sus hijos", planteó.

"Parece que la relación entre el padre y los hijos varones tiene una mayor influencia sobre los hijos varones que la relación entre madre e hija tiene en las mujeres jóvenes", dijo Haines. Añadió que se necesita más investigación para averiguar el motivo de esa diferencia.


¿Le ha parecido interesante?

3 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales