No tiene sentido suprimir el gluten sin ser celíaco

Suprimir el gluten está, desde luego, de moda. En los últimos años ha cobrado una enorme popularidad. Se ha hablado mucho de que el gluten produce inflamación y puede ser un factor para el desarrollo de diabetes, enfermedad cardiaca, demencias y muchos otros males.

Y la realidad es que no hay razones de peso que avalen la conveniencia de evitar el gluten en la dieta. Y, en cambio, podría tener algunos efectos nocivos en la salud cardiaca.

Un reciente estudio ha comprobado que suprimir los granos que contienen gluten es restar a la dieta un componente beneficioso para el corazón. “Restringir el gluten para mejorar la salud en general probablemente no sea una buena estrategia ", señaló el líder del estudio, Dr. Andrew Chan, de la Universidad de Harvard. La investigación se publicó en la revista British Medical Journal.

Artículo Relacionado
Enfermedad celíaca

La celiaquía (la intolerancia al gluten) afecta a una cantidad insospechada de gente.

El gluten es una proteína que se encuentra en cereales como el trigo, el centeno y la cebada, y hay personas que no lo toleran: los celíacos, que sufren una reacción del sistema inmunitario que les provoca inflamación y daño intestinal. También tienen un riesgo más alto de enfermedad cardiaca, pero eso se reduce en cuanto suprimen la proteína en cuestión de la dieta.

Con todo, existen matices en la intolerancia al gluten. Recientemente, los investigadores han reportado que algunas personas tienen lo que se conoce como sensibilidad al gluten no celíaca, un trastorno del que no se sabe gran cosa. "No queremos descartar el hecho de que hay personas que tienen esa sensibilidad", dijo Chan. "Pero el resto de la población no debe pensar que dejar el gluten ayuda a su salud, al menos no a su salud cardiaca", advirtió.

Artículo Relacionado
Suprimir el gluten aumenta el riesgo de diabetes

Un estudio muestra que la dieta sin gluten tiene riesgos.

Publicidad

Para el estudio, se analizaron datos de casi 110.000 personas, profesionales sanitarios de EE. UU. Ninguno tenía antecedentes de enfermedad cardiaca cuando comenzó el estudio. Los participantes del estudio completaron en 1986 un cuestionario que se fue actualizando cada cuatro años hasta 2010.

Los investigadores dividieron a los participantes en grupos, basándose en cinco grados de ingesta de gluten, de más alta a más baja. A continuación, calcularon el riesgo de que presentaran a largo plazo (26 años) una enfermedad cardiaca. La comparación del grupo con la ingesta más alta de gluten con el de la más baja no mostró riesgos muy distintos, pero estos últimos solían seguir una dieta baja en granos integrales ricos en fibra y más rica en granos refinados. La ingesta de granos integrales se vincula con riesgos cardiacos más bajos, dijo Chan.

Artículo Relacionado
La enfermedad celíaca podría deberse a un virus

Un estudio sugiere que la infección con un virus podría generar la respuesta del sistema inmunitario contra el gluten.

Al ajustar los hallazgos según la ingesta de granos refinados, "pareció que los individuos que consumían los niveles más bajos de gluten en la dieta tenían un riesgo de enfermedad cardiaca un 15 por ciento más alto", concluyó Chan, no sin advertir que "no se puede afirmar con certeza que haya una asociación causal", comentó Chan.

Artículo Relacionado
7 mitos comunes sobre dietas a los que no hacer caso

Viejas creencias de las que hay que hacer caso omiso


¿Le ha parecido interesante?

Comparta en Redes Sociales