No pasa nada si los niños toman un poco de grasa o de azúcar

Si la dieta es sana, haga lo necesario para que los alimentos ricos en nutrientes sean sabrosos.

Es fundamental suprimir la comida basura de la dieta de los niños, claro, y sustituirla en lo posible por fruta y verdura. Pero si esas judías verdes las rehogamos con un poco de aceite y algo de jamón, o si a esas fresas les añadimos una cucharadita de azúcar, será mucho más probable que se las coman. Y vale la pena.

Las especias, la grasa o el azúcar enriquecen el plato

©Courtesy of artur84 at FreeDigitalPhotos

Así lo asegura la American Academy of Pediatrics en sus nuevas recomendaciones. Los pediatras enfatizan la importancia de comer de todo: fruta, verduras, granos integrales, frutos secos, pescados y lácteos, desnatados o semidesnatados.

Especias, por ejemplo, o algo de aceite

"Piense en los edulcorantes, la grasa, la sal y las especias como maneras de hacer que alimentos ricos en nutrientes resulten más sabrosos para los niños", aseveró el Dr. Robert Murray, de la Universidad Estatal de Ohio y coautor de las recomendaciones de la Academia. Lea más sobre él.

Es importante limitar los alimentos procesados (a menudo ricos en azúcar, sal o grasa), pero los padres no deberían centrarse solamente en eliminar lo "malo" de la dieta de sus hijos, añadió.

Los hábitos alimentarios son una preocupación mundial debido a la alta prevalencia de obesidad infantil. No olvidemos que España tiene el dudoso honor de ser uno de los países europeos con mayor índice. A medida que los niños han engordado con alimentos ricos en calorías, su dieta se ha vuelto más limitada o deficiente en cuanto a nutrientes clave, afirman los autores de las directrices.

"Aprenda a amar la tónica...

...es que la ha probado poco"; ¿recuerdan? Bueno, pues es que "se necesita servir una media de doce veces un nuevo plato para que un niño lo acepte", concluyó. "No se desanime si a su hijo no le gusta algo la primera vez. Inténtelo de nuevo cocinándolo de forma distinta".

Las recomendaciones se han publicado en la revista Pediatrics. Puede leerlas (en inglés) aquí.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales