¿Existe la “obesidad saludable”?

¿Se puede ser obeso y estar completamente sano? Un nuevo estudio afirma que no.

Un obeso con cifras de presión arterial, colesterol y azúcar en sangre normales todavía sufre el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, informan unos investigadores coreanos.

En el estudio de más de 14,000 hombres y mujeres de 30 a 59 años de edad, se vio que los obesos tenían mayor acumulación de placa en las arterias, lo que les sitúa en mayor riesgo de enfermedades cardiacas o accidentes cerebrovasculares que las personas de peso normal, descubrieron los investigadores.

La obesidad produce acumulación de placa de calcio en las arterias

La investigación mostró que aunque un obeso tenga niveles normales de presión arterial, colesterol y azúcar en sangre, con toda probabilidad sus niveles cambiarán a lo largo del tiempo, volviéndose anómalos y situando al paciente en riesgo de enfermedades cardiacas, accidente cerebrovascular y diabetes.

La obesidad es un gran problema social

"Tenemos un enorme reto individual y colectivo en la lucha contra los trastornos relacionados con la obesidad. Ser obeso no afecta solamente al corazón. Ser obeso significa que se es más propenso a tener enfermedades de las articulaciones, trastornos psiquiátricos y cánceres", señaló el Dr. Rishi Puri, de la Cleveland Clinic, en Estados Unidos.

Añadió que, a lo largo de las dos décadas siguientes, la obesidad y sus consecuencias tendrán un gran coste sanitario.

Para realizar el estudio, un equipo dirigido por la Dra. Yoosoo Chang, del Kangbuk Samsung Hospital, en Seúl, realizó un escáner a 14,828 personas que no tenían factores de riesgo aparentes de enfermedades cardiacas.

Presencia de placas de calcio

Los investigadores observaron la acumulación de placa de calcio en las arterias coronarias, lo que supone un signo temprano de enfermedad cardiaca. La placa de calcio se relaciona con la aterosclerosis, en la que las arterias se vuelven más rígidas y duras.

Finalmente, descubrieron que había un mayor número de casos de personas obesas con aterosclerosis coronaria que entre las personasde peso normal. Si no se trata la aterosclerosis puede resultar en un ataque cardiaco o en la muerte cardiaca súbita, entre otras afecciones, indicaron los investigadores.

"Los médicos no deben suponer que los obesos considerados sanos porque no presenten en la actualidad factores de riesgo de enfermedades cardiacas lo están realmente", declaró Chang.

La buena noticia con respecto a la condición física y la gordura es que las mismas estrategias que ayudan a estar bien físicamente son las que les ayudan a perder peso. Comer adecuadamente y estar activo sigue siendo la mejor medicina tanto para controlar el peso como para permanecer sano.

La investigación se publicó en la revista Journal of the American College of Cardiology.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales