Nada de ansiedad: es el jefe

La creencia general sugiere que los líderes son con frecuencia adictos al trabajo y están sometidos a una tensión constante: estresados. Y la sabiduría popular también sugiere (aunque la ciencia sigue debatiéndolo) que el estrés encanece, un fenómeno que parece especialmente notable entre quienes ocupan una posición de liderato máximo, como un Presidente de Gobierno.

Véanse Obama, por ejemplo, o Rajoy o Zapatero. A todos los hemos visto encanecer, pero el caso es que quizá les salgan canas porque... están envejeciendo, como cada hijo de vecino.

La ansiedad va paralela al control: aumenta a medida que se pierde

Una investigación reciente sugiere que los líderes sufren menos estrés que las personas que ocupan posiciones con menos poder; o sea que el poder mantiene la ansiedad a raya.

¿Causa o efecto?

El nuevo estudio no prueba que el liderazgo sea un anti-estrés natural. Es posible que quienes disfrutan de unos niveles más bajos de ansiedad puedan tolerar mejor estar al timón.

Pero la investigación "sí apunta a la importancia de lograr el liderato y una sensación de control que proteja del estrés", apuntó Gary Sherman, de la Universidad de Harvard y líder del estudio.

Los investigadores preguntaron a 148 líderes y a 65 personas no-líderes sobre sus niveles de estrés. Los investigadores también evaluaron los niveles de hidrocortisona, una hormona relacionada con la ansiedad.

Vida más sana

Los líderes hacían más ejercicio, tomaban más café, fumaban menos y se despertaban antes (como media, a las 6 de la mañana, frente a las 7:30 de los no líderes). También dormían menos que ellos. Y eran más ricos.

Los investigadores hallaron que los líderes reportaban estar menos estresados que el resto. Sus niveles de hidrocortisona eran un 27 por ciento más bajos que en no líderes, apuntó Sherman. El estudio está publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Más poder, menos estrés

Los investigadores compararon los niveles de estrés entre líderes máximos y líderes “no tan líderes” (un total de 75 personas). Una vez más, los que tenían más poder parecieron estar menos estresados.

Los autores del estudio señalaron que "entre los líderes, unos niveles más bajos de estrés van de la mano del rango y del poder".

"La falta de control y la predictibilidad son claves en el estrés", afirmó. "Si uno es el jefe, controla factores importantes", añadió Richard Elliot Wener, profesor de psicología ambiental del Instituto Politécnico de la Universidad de Nueva York, quien se mostró de acuerdo con las conclusiones del estudio. Los niveles de ansiedad van paralelos al control: aumentan cuando éste, y la capacidad de predecir lo que sucederá, se pierden.

El nuevo estudio no permite llegar a conclusiones firmes. Los investigadores tienen la esperanza de continuar midiendo el estrés en el tiempo, para "ver qué sucede a medida que ascienden (y descienden) en su carrera profesional", concluyó Sherman.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales