Menos cáncer en los países ricos y más en los pobres

Las mejoras en la evaluación y los cambios en el estilo de vida para prevenirlo han dado como resultado una disminución de la prevalencia de cánceres comunes en los países de mayores ingresos. Pero en los de ingresos bajos y medios está aumentando, debido principalmente a la adopción de hábitos occidentales malsanos.

Estamos exportando las causas del cáncer, y por tanto la enfermedad

Se estima que en 2012 se dieron 14,1 millones de nuevos casos de cáncer, que causaron 8,2 millones de muertes. Y se prevé que el número de casos y muertes aumente con rapidez a medida que la población crezca, envejezca y adopte estilos de vida que incrementan el riesgo de cáncer.

"Las tasas más altas de cáncer siguen dándose en los países más ricos, lo que no resulta sorprendente", dijo la autora del estudio, Dra. Lindsey Torre, de la American Cancer Society. "Los más frecuentes son los de colon, pulmón y mama, altamente relacionados con factores del estilo de vida como el tabaco y la obesidad", señaló.

"Pero lo que vemos ahora es que en los países de ingresos bajos y medios, se dan tasas crecientes de los mismos cánceres que han sido comunes en los países de altos ingresos, debido a la adopción de perniciosos estilos de vida occidentales, como los ya citados: fumar y obesidad".

A medida que los países se enriquecen, se tiende a fumar más, a consumir más comida basura y al sedentarismo, aumentando las probabilidades de ciertos cánceres asociados con esos cambios, explicó.

Esos países se encuentran fundamentalmente en América del Sur, África y Asia, dijo Torre.

Estamos exportando el cáncer

"No son buenas noticias”, afirmó. Con el aumento de la incidencia de esos cánceres, los países quizá no tengan los recursos para gestionar este creciente problema. Muchos de ellos no tienen programas de evaluación y prevención y probablemente no puedan tratarlos tan bien como los países más ricos.

"Al mismo tiempo, esos países siguen teniendo la mayor cantidad de cánceres relacionados con las infecciones, que son menos comunes en los países de altos ingresos". Éstos incluyen el cáncer de estómago, el cáncer de hígado y el cáncer de cuello uterino. "En esos países es un doble problema", advirtió.

El Dr. David Katz, de la Universidad de Yale y presidente del American College of Lifestyle Medicine, afirmó que "este trabajo es un recordatorio importante sobre nuestra considerable capacidad de influir en la frecuencia del cáncer, y también en la trayectoria de la enfermedad”. Pero es tan trágico como inadmisible que los países ricos estén exportando activamente los factores de riesgo del cáncer (y de otras enfermedades crónicas) a los países en desarrollo" , lamentó.

Por ejemplo, a medida que disminuye la venta de cigarrillos en Estados Unidos, las exportaciones de tabaco han aumentado. Los Estados Unidos también exportan comida rápida, comida basura, refrescos, tecnología para ahorrar trabajo y prácticas de estilo de vida que fomentan la obesidad y la diabetes, enumeró.

"Estamos exportando las causas del cáncer, y por tanto la enfermedad", señaló Katz. "Se están priorizando los beneficios sobre las vidas humanas. Saber esto, y seguir haciéndolo debe avergonzarnos a todos".

El informe se publicó en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention. Puede leer un resumen aquí.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales