La mayoría de los obesos nunca alcanzará un peso normal, según un estudio

Adelgazar es, en la mayoría de los casos, un objetivo habitual –cuando no una auténtica obsesión– de los obesos. Pero la realidad es que muy pocos alcanzan un peso normal o logran evitar recuperar el peso perdido.

La conclusión del estudio es obvia. Hay que evitar la obesidad: prevención, pevención y prevención

El estudio, llevado a cabo entre 176.000 obesos británicos, mostró que los hombres tienen una posibilidad entre 210 de llegar a un peso normal. A las mujeres les fue algo mejor: una entre 124, fueron los resultados.

Mejor noticia es que los obesos son mucho más propensos a perder el 5 por ciento de su peso corporal, lo que se considera suficiente para aportar beneficios de salud, como bajar la tensión y el azúcar en sangre.

Prevención, prevención y prevención

Lamentablemente, más de las tres cuartas partes recuperaron el peso en cinco años, informaron los investigadores.

Los autores del estudio calificaron el panorama como desalentador. Y los hallazgos subrayan la importancia de, como primera y fundamental medida, prevenir la obesidad, dijo la investigadora líder, Dra. Alison Fildes, de la University College London.

"Lo que nuestros hallazgos sugieren es que las estrategias actuales usadas para afrontar a la obesidad no ayudan a la mayoría de obesos a perder peso y a no recuperarlo", señaló Fildes. "Esto podría deberse a que puede no ser fácil acceder a las intervenciones para perder peso, o bien a que las intervenciones disponibles no son efectivas, o a ambas cosas".

En general, los hombres y mujeres obesos tienen una probabilidad baja de lograr un peso normal, sobre todo si su obesidad es grave. Las probabilidades son de apenas 1 entre 1.290 para los hombres mórbidamente obesos.

Eso sí, hay muchas más probabilidades de perder el 5 por ciento del peso. Las probabilidades son de 1 entre 12 para los hombres, y de 1 entre 10 para las mujeres.

Pero, en general, el éxito es poco duradero: el 78 por ciento lo recuperan en un plazo de cinco años.

Los esfuerzos de la Sanidad Pública deben redoblarse, y dirigirse no tanto a curar la obesidad (que también) sino, sobre todo, a prevenirla.

El estudio se publicó en la revista American Journal of Public Health. Puede leer un resumen (en inglés) aquí

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales