Más sobre obesidad y cáncer

Obesidad y cáncer colorrectal

El cáncer de colon y recto es el tercer cáncer más frecuente en todo el mundo. Las tasas de incidencia de este problema de salud varían ampliamente entre los diferentes países, siendo más elevadas en los países occidentales de América del Norte, Australia y Europa occidental y más bajas en África y Asia.

Este estudio

Arroja que la obesidad se asoció con el riesgo de cáncer de colon tanto en hombres como en mujeres, y con el de recto en varones.

    Tradicionalmente, los factores nutricionales se han venido relacionando con el desarrollo de estos tipos de cáncer. Cada día disponemos de más pruebas que indican que la resistencia a la insulina (hormona producida por el páncreas que regula los azúcares sanguíneos) y el aumento de su concentración sanguínea (hiperinsulinemia) pueden ser los responsables de muchas de las asociaciones de los factores nutricionales con el riesgo de cáncer colorrectal y de la alta incidencia de estos tumores en los países occidentales.

    La obesidad, especialmente la obesidad abdominal, se relaciona con la resistencia a la insulina y la hiperinsulinemia. Aunque el índice de masa corporal (IMC) se asocia positivamente con el riesgo de cáncer de colon en los hombres, sólo se ha visto una asociación débil e incluso no se ha comprobado asociación alguna en el caso de las mujeres.

    Los investigadores de este estudio llevaron a cabo un meta-análisis (un estudio de los estudios publicados sobre el tema) para evaluar cuantitativamente las relaciones entre el índice de masa corporal y el riesgo de cáncer de colon y recto en hombres y mujeres.

    Fueron analizados 30 estudios prospectivos sobre el tema.

    Los resultados mostraron que la asociación entre obesidad y el riesgo de cáncer de colon y recto varía según el sexo y el lugar de afectación del cáncer. Aunque el riesgo de cáncer de colon aumenta con el incremento del índice de masa corporal, la circunferencia de la cintura y la relación cadera-cintura tanto en hombres como en mujeres, las asociaciones fueron más fuertes en los hombres. La relación entre el índice de masa corporal y el cáncer de colon fue similar tanto para el cáncer de colon proximal como para el distal. Respecto al cáncer de recto, el riesgo aumentó con el incremento del índice de masa corporal en los varones, pero no se observó la misma asociación en las mujeres.

    Las pruebas epidemiológicas disponibles sugieren que la obesidad abdominal puede predecir mejor el riesgo de cáncer de colon que la obesidad total medida por el índice de masa corporal. Asimismo se ha observado que las altas concentraciones sanguíneas de insulina y otra sustancia llamada péptido C, que sirve de marcador de la secreción pancreática de la insulina, se asocian con un mayor riesgo de desarrollar el cáncer colorrectal.

    En conclusión, los resultados de este estudio de estudios mostraron que la obesidad se asoció positivamente con el riesgo de cáncer de colon tanto en hombres como en mujeres, y con el de recto en varones. La asociación entre obesidad y riesgo de cáncer de colon fue mayor en hombres que en mujeres. Es más, un índice de masa corporal elevado se asoció con mayor fuerza con el riesgo de cáncer de colon que con el riesgo de cáncer de recto.

    Los autores finalizan recomendando mayores esfuerzos por parte de las autoridades sanitarias para reducir la prevalencia de sobrepeso y obesidad lo que redundaría en una reducción de la incidencia de cáncer y de otras enfermedades crónicas.

    Ya lo saben: el peso a raya para evitar las enfermedades crónicas y el cáncer.

    Obesity and colon and rectal cancer risk: a meta-analysis of prospective studies. Susanna C. Larsson, Alicjia WolkAm J Clin Nutr 2007; 86: 556-65.
    .

    ¿Le ha parecido interesante?

    Comparta en Redes Sociales