Más señales de que la salud intestinal y la salud mental van de la mano

Puede afectar a la sociabilidad, por ejemplo.

Es bien sabido que hay un fuerte vínculo entre la salud intestinal y la salud mental, y hay investigaciones en curso para comprender a fondo las complejidades de esta relación.

Los resultados de un estudio parecen sugerir que la ausencia de microbiota intestinal (o flora intestinal) puede impactar en el desarrollo y comportamiento del cerebro, especialmente en lo referente a la ansiedad.

Las bacterias, hongos y virus que componen el microbioma (ya se sabe que es único para cada uno) del individuo son beneficiosos para el cuerpo, y evolucionan con el tiempo para superar los diversos problemas y satisfacer las necesidades del organismo.

Pero estas nuevas pruebas, realizadas con ratones, sugieren que el microbioma influye mucho más de lo esperado en la salud mental y que mantiene el cerebro óptimamente en forma.

Artículo Relacionado
El microbioma

Más de cien billones de microorganismos que residen en nuestro cuerpo.

La investigación

Para el estudio, publicado en la revista Microbiome, los ratones se criaron en un ambiente totalmente aséptico, libre de gérmenes, lo que implica que no desarrollaron ninguna microbiota intestinal. A continuación, se compararon las moléculas encargadas de la expresión de los genes de sus cerebros con las de ratones que habían estado libres de gérmenes, pero a los que después se había introducido flora intestinal en sus aparatos digestivos.

Se encontró que los ratones sin flora intestinal mostraban niveles anormales de ansiedad, un comportamiento depresivo y faltas de sociabilidad y cognición.

"Nuestro estudio sugiere que los obstáculos que existen en la explotación del potencial terapéutico de los miRNAs (Los miRNA son un ARN monocatenario que tiene la capacidad de regular la expresión de otros genes mediante diversos procesos) podrían eliminarse centrándonos en el microbioma intestinal. Puede ser posible modular miRNAs en el cerebro para el tratamiento de trastornos psiquiátricos", dijo el Dr. Gerard Clarke, de la University College Cork, en Irlanda, y autor del estudio.

Publicidad

Artículo Relacionado
10 cosas que debe saber sobre el intestino

El microbioma está actualmente en el candelero porque juega un papel mucho más allá de una buena digestión.

"Estamos en una fase previa de la investigación, pero la posibilidad de lograr el impacto deseado en los miRNAs en regiones específicas del cerebro, dirigiéndose a la flora intestinal -mediante el uso de psicobiología- es una perspectiva real", añadió

El Dr. Clarke también mencionó las dificultades que el equipo encontró durante el período de estudio, específicamente cuando se trató de encontrar compuestos seguros y biológicamente estables capaces de cruzar la barrera hemato-encefálica para actuar en el punto adecuado en el cerebro.

La investigación está todavía en su comienzo: no se hicieron pruebas sobre humanos y era un estudio pequeño; pero proporciona más evidencia de que salud intestinal y salud mental pueden ir de la mano.

Artículo Relacionado
5 consejos para llevarse bien con la comida

Le ayudarán, entre otras cosas, a no obsesionarse.


¿Le ha parecido interesante?

8 votos, media: 4.50 sobre 5

Comparta en Redes Sociales