Más beneficios de la aspirina en dosis bajas

La aspirina en dosis bajas, así como otros analgésicos tomados regularmente, podrían reducir el riesgo de cáncer de colon, según una nueva investigación.

"La asociación protectora es realmente sorprendente, y es un buen ejemplo de cómo los medicamentos cotidianos pueden tener beneficios inesperados", comentó el coautor del estudio, Dr. John Baron, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, en Chapel Hill.

Pero se tendrían que tomar de forma consistente, al menos una vez cada dos días, durante al menos 10 años

Pero mucho cuidado: no sin supervisión médica

"Pero también hay riesgos potenciales", dijo Baron, que instó a que se consideraran los hallazgos con cuidado. "No debemos deducir que estos medicamentos deben tomarse para la prevención del cáncer sin supervisión médica", dijo.

Los efectos secundarios potenciales incluyen sangrados gastrointestinales con las aspirinas, y un riesgo más alto de ataque cardiaco y accidente cerebrovascular con el uso a largo plazo o con dosis altas de antiinflamatorios no estroideos, según la Food and Drug Administration (FDA), de EE. UU.

El estudio no evalúa el impacto potencial de la aspirina en dosis altas; tampoco se observó ningún beneficio protector para quienes tomaban aspirinas esporádica o irregularmente, o a corto plazo.

Cabe señalar, desde luego, que el estudio no demostró que el uso de analgésicos redujera el riesgo de cáncer de colon, sino solamente que hubo una asociación entre ambas cosas.

A muy largo plazo

Los medicamentos se tomaron de forma continuada durante años antes de que se observaran los beneficios preventivos. "Para la aspirina, se tendría que tomar de forma bastante consistente, lo que significa al menos una vez cada dos días, durante al menos 10 años, para que el efecto protector empiece siquiera a presentarse", dijo.

Para el estudio, los investigadores recopilaron historiales médicos de más de 10.000 pacientes con cáncer de colon diagnosticados entre 1994 y 2011, de entre 30 y 85 años de edad.

Una comparación de los pacientes con cáncer con más de 100.000 historiales sin cáncer reveló que el uso regular y a largo plazo de aspirina en dosis bajas y AINE pareció ofrecer una protección a largo plazo contra el cáncer de colon.

Los pacientes que tomaron una dosis baja (entre 75 y 150 miligramos) de aspirina durante 5 años o más tenían un riesgo de sufrir cáncer de colon un 27 por ciento más bajo. Y tomar antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno, durante el mismo tiempo se asoció con un riesgo de cáncer de colon entre un 30 y un 45 por ciento más bajo, según el estudio.

Baron concluyó que los hallazgos “son esperanzadores, porque significan que estamos comprendiendo cada vez mejor el cáncer".

El estudio se ha publicado en la revista Annals of Internal Medicine. Puede acceder a él aquí.

.

¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales