Hay que prestar más atención a signos de peligro de suicidio en la adolescencia

Retraimiento o cambios en los hábitos diarios son señales de que algo no va bien

En España, como en el resto del mundo, el suicidio en la juventud es un problema terrible. Recientes casos en nuestro país, provocados por agresiones y acosos, han conmocionado a la opinión pública.

El acoso infantil, cada vez más frecuente causa de suicidio

Hoy, Día Internacional de los Niños Víctimas de Agresión, los expertos recalcan la importancia de estar alerta ante posibles señales de advertencia.

Muchas de ellas, signos de sentimientos suicidas, son similares a las de la depresión y los padres y educadores deberían estar pendientes, según un comunicado de prensa de la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry.

Estas señales incluyen:

  • Cambios en los hábitos de alimentación y de sueño.
  • Dejar de lado a la familia, a los amigos y a las actividades habituales.
  • Conductas violentas o rebeldes, o de huida.
  • Consumo de drogas y de alcohol.
  • Descuido no habitual de la apariencia personal o cambios significativos en la personalidad.
  • Aburrimiento crónico, problemas de concentración o peor rendimiento escolar.
  • Quejas continuas sobre dolores de cabeza o de estómago, fatiga y otros síntomas físicos, a menudo asociados con las emociones.
  • Perder el interés en las actividades placenteras y ser incapaz de aceptar elogios o recompensas.

La posible presencia de pensamientos suicidios también incluye quejarse de ser una mala persona o de sentirse mal; decir cosas como "no seguiré siendo un problema mucho más tiempo"; regalar cosas favoritas, tirar pertenencias importantes; volverse alegre de pronto tras un periodo de depresión, y tener pensamientos estrafalarios o alucinaciones.

Tomar en serio los signos

Los padres deberían tomárselo siempre en serio cuando un niño o un adolescente hace afirmaciones como: "me quiero matar". Eso es una señal para buscar ayuda inmediatamente de un profesional de salud mental, aconsejó la Academia.

Con el tratamiento apropiado y el respaldo de sus familias, los niños y los adolescentes con sentimientos suicidas pueden curarse, afirmó la academia.

Los expertos afirman que "es importante preguntar a los niños directamente sobre el suicidio si su actitud es preocupante. Por ejemplo: '¿Piensas alguna vez en quitarte la vida?' La investigación ha mostrado que preguntar a los niños directamente sobre el suicidio no desencadenará pensamientos o conductas subsiguientes de suicidio. Preguntar no hace daño".

La investigación se publicó en la revista JAMA Pediatrics. Puede leer un resumen aquí.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales