Más aceite de oliva o nueces en una dieta mediterránea mejora la agilidad mental

Aumentar la ingestión de aceite de oliva o nueces en una dieta mediterránea ayuda a que el cerebro se mantenga alerta conforme se envejece, según un nuevo estudio.

El aceite de oliva es una buena fuente de ácido oleico

Un grupo de investigadores españoles descubrió que los adultos mayores que seguían esta dieta tuvieron mayores mejoras en el pensamiento y la memoria que los que sólo siguieron una dieta baja en grasas.

Se puede retrasar la aparición del deterioro mental asociado a la edad siguiendo una dieta equilibrada rica en nutrientes con altos niveles de antioxidantes, como el aceite de oliva y las nueces”, dijo el Dr. Emilio Ros, del Hospital Clínico y Provincial de Barcelona.

“Dado que la edad promedio de los pacientes era de 67 años cuando se empezó el estudio, se podría decir que nunca es demasiado tarde para cambiar a una dieta que mantenga o incluso mejore las agilidad mental”, dijo.

Un litro de aceite por semana

Para el estudio, Ros y sus colegas recopilaron datos de casi 450 adultos, de edad promedio de 67 años, entre los años 2003 y 2009. Todos los voluntarios tenían riesgos altos de presentar cardiopatías, pero no habían reportado problemas de memoria o agilidad mental.

Se les asignó al azar consumir un litro de aceite de oliva virgen extra por semana a la dieta mediterránea, o suplementarla con 30 gramos diarios de una mezcla de nueces, avellanas y almendras. Los otros pacientes siguieron una dieta reducida en grasas.

Los cambios cognitivos se fueron evaluando con una serie de pruebas de memoria, atención, y razonamiento. Los científicos tenían información completa para casi 350 pacientes que siguieron la dieta un promedio de cuatro años.

El estudio mostró mejoras en las pruebas de memoria y razonamiento en los dos grupos que siguieron la dieta mediterránea, comparados con los pacientes de la dieta simplemente baja en grasas.

¿Causas?

Pero ¿cuál es el efecto de una dieta mediterránea que incluya más aceite de oliva y nueces? Una explicación posible es que estos nutrientes protegen las neuronas.

Cada neurona está rodeada por una capa delgadísima de grasa y proteína llamada vaina de mielina, que protege la estructura nerviosa y ayuda a la interacción celular. El cerebro utiliza las grasas de los alimentos para construir y reparar esta vaina de mielina. Cuanto más sanas sean las grasas que consumimos, más sano estará el cerebro.

Ácido oleico y Omega-3

El ácido oleico es una de las grasas más comunes en la vaina de mielina. El aceite de oliva, las almendras, las nueces, las nueces de macadamia, los cacahuetes y los aguacates son todos buenas fuentes de esta grasa.

Los ácidos grasos Omega-3 también son importantes para la salud cerebral y se encuentran en pescados, avellanas y productos de soja. Se ha demostrado que estas grasas saludables mejoran las funciones cognitivas y la salud del cerebro, además de reducir el riesgo de presentar el temido mal de Alzheimer”.

El informe se publicó en la revista JAMA Internal Medicine. Puede leer un resumen aquí.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales