La marihuana no es inocua

La legalización de la marihuana, incluso con fines médicos, debería replantearse seriamente. Debe tenerse en cuenta los efectos adversos de la droga sobre la salud, publica en un nuevo artículo la Dra. Nora Volkow, directora del U.S. National Institute on Drug Abuse.

“La marihuana es potencialmente adictiva, se ha probado que contribuye a graves accidentes y puede afectar la función cerebral y al aprendizaje”, afirmó.

La legalización de la marihuana supondría incrementar los tipos de problemas de salud que hoy se atribuyen al alcohol y al tabaco, añadió. Ambos tienen un impacto mucho mayor sobre la salud que las drogas ilícitas, ya que su estatus legal facilita su disponibilidad.

El artículo aparece en la revista New England Journal of Medicine.

La marihuana también plantea un riesgo para la seguridad pública.

¿Los riesgos compensan sus efectos terapéuticos?

Por su parte, los defensores de la legalización admiten que la marihuana "no es una sustancia inocua, pero sus riesgos potenciales para el individuo y la sociedad no merecen su status de grado I [clasificación de las drogas en EE.UU.], lo que sitúa a la planta como carente de cualquier valor terapéutico; y que sus riesgos equivalen, por ejemplo, a los de la heroína".

En el nuevo artículo, Volkow y sus colaboradores dijeron que la marihuana es adictiva, lo que contradice la opinión popular. La investigación ha mostrado que el 9 por ciento de las personas que prueban la marihuana se hacen adictas, apuntó. El efecto de la marihuana es incluso más potente entre los jóvenes, ya que el 17 por ciento de los usuarios menores de 18 años se vuelven adictos, aseguró.

"Es algo que muchos pro-marihuanistas niegan. La evidencia muestra lo contrario", dijo Volkow.

La marihuana también plantea un riesgo para la seguridad pública. Las personas intoxicadas con marihuana tienen entre 3 y 7 veces más probabilidades de provocar un accidente de tráfico que una persona sobria.

Cóctel explosivo

Además, la tendencia tanto entre adolescentes como entre adultos jóvenes es combinar marihuana y alcohol, lo que aumenta el riesgo de accidente en mucha mayor medida que si se consumieran por separado, añadió.

La marihuana también parece afectar el desarrollo cerebral de los usuarios jóvenes. Los escáneres han mostrado que los usuarios adolescentes de marihuana sufren de una actividad cerebral reducida y de una conectividad afectada entre áreas clave del cerebro, advirtió Volkow.

.

¿Le ha parecido interesante?

2 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales