La marihuana altera el cerebro a largo plazo

El uso de marihuana a largo plazo parece alterar el cerebro de una persona, encogiendo la región asociada con la adicción y obligando al resto del cerebro a trabajar más para compensarla, informa un estudio reciente.

Los defensores de la marihuana discrepan

Corteza órbito-frontal

Los fumadores crónicos de marihuana tienen una corteza órbito-frontal más pequeña de lo usual (según los resultados de las resonancias magnéticas a que se sometió a consumidores empedernidos). La corteza orbitofrontal es una región en los lóbulos frontales del cerebro que influyen en la toma de decisiones y en la evaluación de los “premios” o “castigos” anticipados por una acción, señaló la directora del estudio, Dra. Francesca Filbey, de la Universidad de Texas, en Dallas.

Dichos usuarios regulares también experimentaban una mayor conectividad entre regiones del cerebro en comparación con los no usuarios, ya que el cerebro renueva sus conexiones para compensar el encogimiento de los lóbulos frontales, añadió.

"Los cambios en la conectividad podrían considerarse como una forma de compensar la reducción en el volumen", comentó. "Esto podría explicar por qué parece que a los usuarios crónicos les va bien, aunque una región importante de su cerebro es más pequeña en términos de volumen".

Los defensores discrepan

Los defensores de la marihuana cuestionaron la utilidad del estudio, al anotar que los investigadores no vincularon los cambios en el cerebro con ninguna diferencia en la actividad cotidiana.

"Los investigadores no evaluaron si alguna de estas diferencias se asocia a algún resultado adverso medible en el rendimiento, ya sea cognitivo (mental) o en la calidad de vida", comentó Paul Armentano, subdirector de la Organización Nacional para la Reforma de la Leyes sobre la Marihuana (NORML, por su sigla en inglés), una institución sin ánimo de lucro.

"Los usuarios de cannabis funcionan en sus vidas diarias de una forma que es indistinguible en los controles y, si es así, estas diferencias en las imágenes de las resonancias magnéticas tienen poca, o ninguna, significación en la vida real", dijo Armentano.

El estudio aparece en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

.

¿Le ha parecido interesante?

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales