Mantenerse sano a los treinta retrasa el envejecimiento

Comer sano a los treinta supone estar en mucha mejor forma a los sesenta.

La importancia de una dieta equilibrada y de un adecuado nivel de ejercicio es bien conocida. Pero no lo es tanto hasta qué punto ese estilo de vida puede ser beneficioso a largo plazo.

Sin ir más lejos, un nuevo estudio muestra que los que comen sano a los treinta están en la misma buena forma, cuando llegan a la edad de la jubilación, que personas diez años más jóvenes… a la vez que quienes comen mal ven incrementado el riesgo de acabar malviviendo en una residencia y de morir prematuramente.

Todo ello sugiere que cuidarse en la mitad de la vida es tan importante como hacerlo después.

Artículo Relacionado

Los investigadores compilaron las pautas de alimentación durante 30 años y las asociaron a los resultados de los tests a que sometieron a los 969 voluntarios, hombres y mujeres. Los tests de rendimiento físico incluían la velocidad que podían levantarse de una silla, o de la cama e inmediatamente caminar tres metros; o cuánto tiempo podían estarse quietos a la pata coja con los ojos cerrados.

Los hallazgos mostraron que los participantes que se habían alimentado consistentemente más sano –dietas con mucha fruta, verdura y cereales integrales y bajas en hidratos elaborados, azúcar y carnes procesadas– realizaron los tests a los sesenta mucho mejor, por ejemplo levantándose de la silla dos veces más por minuto y resultados similares en los demás.

Artículo Relacionado
8 cosas que las parejas felices tienen muy en cuenta

Esa relación tan fluida que vemos en algunas parejas... hay que "currársela"

“Estaban cosa de una década más sanos en términos de rendimiento físico: alguien que sigue una dieta sana va a estar en una forma física igual a la de alguien diez años más joven. Es una ventaja muy sustancial, y éste es el primer estudio que muestra los beneficios que una dieta sana –rica en fruta y verdura y baja en grasas saturadas– tiene a largo plazo en la forma física”, afirmó el Dr. Cyrus Cooper, de la Universidad de Southampton, en el Reino Unido. “Quienes, por el contrario, seguían dietas menos saludables, mostraban una probabilidad doble de necesitar hospitalización por cualquier causa, más caídas y fracturas y una mortalidad prematura”, añadió.

“Rectificar es de sabios. Incluso quien se haya alimentado media vida a base de comida basura, encontrará su recompensa si abraza una dieta sana a partir de los treinta: el mal no habrá llegado tan lejos como para no poder remediarse”, animó Cooper.

“Mejorar la calidad de la dieta es bueno, independientemente del momento de la vida en que se efectúe”, concluyó. “Eso sí, cuanto antes se haga, mayores serán los beneficios”.

El estudio se publicó en la revista Journal of Gerontology.

Publicidad

Artículo Relacionado
4 cosas sobre sexo que hay que saber al envejecer

Conocer bien los cambios fisiológicos que se producen al envejecer y hacer los ajustes necesarios pueden generar una gran satisfacción en la pareja


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales