Los “manos libres” al volante, igual de peligrosos.

Un nuevo estudio proporciona nueva evidencia de lo ya sabido: los teléfonos “manos libres” al volante son igual de peligrosos que los móviles normales.

El nivel de distracción que producen en el conductor es igual de alto. El problema está en que el conductor, aun con las manos en el volante y la vista en la carretera, tiende a concentrarse en la conversación, y no en el tráfico.

En pruebas de laboratorio, los investigadores encontraron que mantener conservaciones que activaran la imaginación visual resultó en que los participantes detectaran menos peligros en la carretera en un vídeo.

"La errónea creencia popular es que usar un móvil mientras se conduce es seguro siempre y cuando el conductor utilice un teléfono de manos libres. Nuestra investigación muestra que no es así", advirtió el Dr. Graham Hole, de la Universidad de Sussex, en un comunicado de prensa de dicha universidad.

"El conductor tiende a imaginar visualmente aquello de lo que se habla. Y esa imagen visual “compite” por los recursos de procesamiento con lo que el conductor ve frente a él en la carretera", comentó. Y se lleva el gato al agua, según muestra el estudio.

Los voluntarios participantes, que fueron evaluados mientras usaban un “manos libres”, se concentraron en un área más pequeña de la carretera que tenían delante, y no lograron ver los peligros incluso cuando los miraban directamente, anotaron los investigadores.

Los hallazgos sugieren que las conversaciones podrían usar más de los recursos de procesamiento visual del cerebro de lo que se creía, y muestran que todo tipo de conversación telefónica (de manos libres o con las manos) mientras se conduce es arriesgado.

"El único teléfono 'seguro' en un coche es el que está apagado", concluyó.

Legislación en España

El artículo 11.3 de la Ley de Seguridad Vial es taxativo al respecto y establece lo siguiente:

Queda prohibido conducir utilizando cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención de permiso de conducción en las condiciones que se determinen reglamentariamente. Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

Dicho de otro modo, los “manos libres” son legales en España, aunque es sancionable soltar el volante para descolgar el teléfono. Un lío.

Según un estudio realizado por la DGT, la mayoría de los españoles conducimos y hablamos por el móvil a la vez, a pesar de prohibición y riesgos.

El 78% de los conductores asegura llevarlo encendido en el coche y un 51% reconoce que habla por el móvil mientras conduce. En el caso de las mujeres, la cifra aumenta hasta el 56%.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales