Logran tejido “humano” impreso en 3-D

Investigadores de la Universidad de Harvard reportan significativos avances en el uso de impresión en 3D para producir tejido humano.

Los científicos lograron crear en el laboratorio tejido “vascularizado”, o sea, que tiene vasos sanguíneos, lo que potencialmente permite alimentarlo con plasma -con sangre.

"Uno de los problemas ha sido cómo producir tejidos que no se colapsen y que puedan nutrirse y expulsar sus propios desperdicios; el cuerpo humano utiliza una compleja estructura de vasos sanguíneos con tejidos de soporte para hacerlo de forma natural. Pero los tejidos grandes impresos en 3D se han deshecho o muerto".

Más de seis semanas de vida

En el nuevo estudio, los investigadores crearon tejido en el laboratorio que sobrevivió durante más de seis semanas y que a través de los vasos podía infundirse con nutrientes que permiten la multiplicación de las células.

Los científicos aún están lejos de producir tejido humano “trasplantable” para reemplazar órganos como el corazón y los pulmones. Pero la existencia de los vasos permitirá a los investigadores evaluar medicamentos en el tejido, que funcionará como el tejido humano.

Para el Dr. Anthony Atala, del Instituto de Medicina Regenerativa de la Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte, el estudio muestra “un importante avance en el desarrollo de un tejido que se puede alimentar con fluidos corporales, como la sangre y el plasma”.

El objetivo es utilizar bioimpresoras 3-D para crear músculos, huesos e incluso células de órganos. Hasta ahora, los científicos han tenido cierto éxito. El Instituto Wake Forest implantó tejido bioimpreso en roedores, e incluso creó hace poco una oreja sintética del tamaño de la de un bebé, apuntó Atala.

Próximos pasos

¿Y ahora qué? Hay que investigar más. Los expertos avanzan que los tejidos como el cartílago y el hueso son los que probablemente se desarrollen primero, dejando para más adelante los tejidos más complejos: músculos, órganos como el riñón o el páncreas, y órganos con conexiones directas con el cerebro, como los ojos.

"El potencial final es regenerar o reemplazar todas las partes del cuerpo", plantearon. "Este trabajo es un paso inicial bueno y necesario en un largo camino".

El estudio se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Puede acceder a él aquí.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Contenido Relacionado

Comparta en Redes Sociales