¿Llega la nutrición “a medida”?

En los últimos años se viene hablando de la medicina “de precisión”, o “a medida”, o "personalizada", como se quiera decir: medicamentos y terapias personalizados al perfil genético del paciente. Supuestamente, sería una manera de maximizar los beneficios del tratamiento y minimizar los efectos secundarios. Los expertos se preguntan ahora si personalizar la dieta de un individuo de acuerdo con su ADN, la “nutrición de precisión”, también puede mejorar la salud.

El Dr. Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología y presidente del Departamento de Nutrición de Harvard T.H. Chan School of Public Health, abordó el tema en una conferencia este mes de febrero de 2017, de la que , por su especial interés, resaltamos lo que sigue.

Artículo Relacionado
10 cosas que debe saber sobre el intestino

El microbioma está actualmente en el candelero porque juega un papel mucho más allá de una buena digestión.

Con el coste actual de la secuenciación de un genoma humano -actualmente de alrededor de 1.000 dólares, drástico descenso de los estratosféricos 100 millones de dólares que costaba en 2001- la incorporación de la información genética a los tratamientos médicos -o al asesoramiento nutricional- es cada vez más factible. Hay empresas que ya han comenzado a comercializar análisis personalizados "nutrigenómicos", que pueden revelar las respuestas del individuo a todo: cosas como el sodio, las grasas saturadas, los cereales integrales o la cafeína. Aún se dispone de pocos datos sobre las pruebas nutrigenómicas, y todavía no se sabe si realmente puede suponer una mejora de la dieta y, globalmente, de la salud, dijo Hu.

A continuación citó algunos estudios recientes que muestran el potencial de la nutrición de precisión

Dietas personalizadas para minimizar las subidas puntuales de azúcar en sangre

Las subidas de la glucemia (azúcar en sangre) de cada individuo después de las comidas son muy variables, lo que dificulta establecer consejos uniformes sobre nutrición. En un estudio de 2015, los investigadores analizaron datos de 800 participantes -incluyendo datos sobre el microbioma del intestino, que desempeña un papel clave en la dieta y la salud- y desarrollaron un algoritmo que predice la cantidad de glucosa en sangre de un individuo después de una comida en particular. Los resultados mostraron que una intervención dietética basada en el algoritmo ayudó a los participantes a reducir significativamente sus habituales puntas de azúcar en la sangre después de las comidas.

"Si bien el uso de un algoritmo para diseñar una dieta personalizada, con vistas a bajar el azúcar en la sangre, es interesante", dijo Hu, "no está claro si tiene los mismos beneficios en otros parámetros de salud, como el colesterol, o puede aplicarse a otros colectivos con diferentes dietas y estilos de vida"

Artículo Relacionado
6 reglas básicas para comer sano y bien

Al margen de modas, bulos, dimes y diretes...

El café

Muchos estudios epidemiológicos han sugerido que el café es beneficioso para la salud, por ejemplo en caso de diabetes tipo 2. Más recientemente, los análisis genéticos muestran nueva información sobre los efectos del café sobre la salud. Un estudio de la Dra. Chan Marilyn Cornelis, de la Universidad de Harvard, sobre asociación del genoma, descubrió ocho variantes genéticas relacionadas con el consumo de café, algunas relacionadas con el metabolismo de la cafeína. "Algunos lo metabolizan rápidamente, y otras con lentitud, lo que determina cuánto café toma y qué respuesta tiene después de hacerlo", dijo. Otros estudios que usaron análisis de los perfiles de transcriptoma y proteoma de moléculas de ARN -o lecturas de genes y proteínas, respectivamente- han encontrado expresión génica y biomarcadores de proteínas relacionados con las cualidades antiinflamatorias del café y efectos antidiabéticos.

"Este tipo de análisis puede ayudarnos a identificar a los individuos que pueden beneficiarse del aumento o disminución del consumo de café", dijo Hu. "Y este tipo de enfoque puede aplicarse a otras bebidas y a otros alimentos o grupos de ellos".

Publicidad

Interacciones entre genética y dietética

Varios análisis recientes se han centrado en las interacciones entre los genes, la dieta, y el estilo de vida, basándose en tres grandes estudios, el Nurses' Health Study, el Health Professionals Follow-Up Study y el Women's Genome Health Study. Un estudio realizado en 2012 por el Dr. Lu Qi, de Harvard Chan, mostró que los portadores de más alelos génicos (o sea, genes) de obesidad eran más susceptibles al aumento del índice de masa corporal tras consumir bebidas azucaradas que los que portaban menos genes de obesidad. El estudio también sugirió que el consumo regular de bebidas azucaradas puede realmente amplificar el riesgo genético de la obesidad. Por otra parte, dijo Hu, otro estudio de 2012 dirigido por Qi mostró que un estilo de vida saludable, como el aumento de la actividad física, puede mitigar el riesgo genético de la obesidad.

"La interacción entre los genes y la dieta indica que los genes no determinan el destino, y se puede compensar la predisposición genética a la obesidad con dieta y estilo de vida saludables".

Artículo Relacionado
7 mitos comunes sobre dietas a los que no hacer caso

Viejas creencias de las que hay que hacer caso omiso

Microbioma y obesidad

En un estudio de 2013 que Hu calificó de "fascinante", los investigadores trasplantaron el microbioma intestinal -esencialmente materia fecal- de un gemelo humano obeso a un grupo de ratones delgados. A otro grupo de ratones, delgados, les transplantaron el microbioma del otro gemelo, que era delgado. Se alimentó con la misma dieta a ambos grupos de ratones. El primer grupo -los ratones que recibieron el trasplante del gemelo humano obeso- se volvió obeso. El otro grupo de ratones se mantuvo delgado.

"Esto sugiere que el microbioma intestinal puede desempeñar un papel independiente en la obesidad", dijo Hu. "La pregunta es, ¿podemos hacer esto en humanos –trasplantar heces de una persona delgada a una persona obesa?" Dijo que los ensayos clínicos aleatorios, con humanos, con unas píldoras conteniendo materia fecal liofilizada pueden tratar la obesidad ya están en marcha. Otros estudios han analizado cómo el microbioma intestinal puede influir sobre la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. "Estos hallazgos pueden proporcionar nuevas estrategias preventivas y terapéuticas, como los probióticos y los prebióticos, para las enfermedades metabólicas", dijo Hu.

“Firmas” del metabolismo de la dieta

Los científicos también están utilizando sofisticadas técnicas analíticas para saber más de los metabolitos (pequeñas moléculas resultantes de las reacciones metabólicas en las células). Las técnicas analíticas se conocen como "metabolómica". El "metaboloma" de un individuo está constituido por la totalidad de los metabolitos en su cuerpo. Algunos estudios han demostrado que ciertos alimentos y ciertas dietas tienen signos metabólicos únicos, y los investigadores están comenzando a evaluar la relación entre estas “firmas” y ciertas enfermedades, como la diabetes y las cardiovasculares. Por ejemplo, en un estudio de 2016, Hu y colegas de España encontraron que una dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva virgen extra, o frutos secos, reduce los efectos deletéreos (venenosos) de los metabolitos de la sangre, como los aminoácidos de cadena ramificada en las enfermedades cardiovasculares.

Artículo Relacionado
12 pasos para tener buenas digestiones... a pesar de la edad

Cuidar la digestión cobra más importancia a medida que se envejece

Conclusión

“La nutrición de precisión parece muy prometedora, y tiene todo el sentido aprovechar las nuevas tecnologías e integrarlas en estudios epidemiológicos y en ensayos de intervención dietética”, dijo Hu. “Pero el enfoque individualizado de la nutrición de precisión es caro y es por tanto poco probable que tenga un amplio impacto a corto plazo en la salud de la población”.

“Por otra parte, los esfuerzos de salud pública se centran en el conjunto de la población, y apuntan a las causas fundamentales de las enfermedades crónicas, como las desigualdades socioeconómicas o los entornos alimentarios poco saludables”. Por esa razón, Hu se mostró conforme con las investigaciones sobre nutrición de precisión, pero siempre que no supongan detraer fondos de los esfuerzos de salud pública. "Es necesario mantener el equilibrio", concluyó.

Publicidad


¿Le ha parecido interesante?

4 votos, media: 4.25 sobre 5

Comparta en Redes Sociales