Los lácteos desnatados o semi-desnatados aumentan el riesgo de Parkinson

Tres o más porciones al día aumentaron las probabilidades de la enfermedad, muestra un estudio.

Los lácteos bajos en grasa parecen a priori más sanos, aunque cada vez están más cuestionados. Un nuevo estudio sugiere ahora que podrían vincularse con un ligero riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, aunque la revisión del estudio por expertos hizo notar que los hallazgos son preliminares: el efecto fue limitado y la investigación no se diseñó para probar causalidad.

Los investigadores analizaron datos de unas 130.000 personas, efectuando en oportuno seguimiento de sus hábitos dietéticos cada cuatro años. Tras 25 años, más de mil personas desarrollaron Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa y progresiva que afecta a la coordinación y al movimiento.

Artículo Relacionado
Aunque el donante las padezca más tarde, ni el Parkinson ni el Alzheimer se transmiten por la sangre

Los receptores de sangre donada por pacientes de Parkinson y Alzheimer pueden estar tranquilos

Los que consumían al menos tres porciones de lácteos bajos en grasa al día tenían un riesgo un 34 por ciento más alto de desarrollar la enfermedad que los que consumían una porción diaria. Al observar específicamente el consumo de leche, los hallazgos mostraron que más de una porción diaria de leche semi-desnatada o desnatada también se vinculó con una probabilidad 39 por ciento mayor de desarrollar Parkinson.

Esa asociación no se observó con el consumo de productos lácteos enteros, incluyendo la leche.

"Es importante anotar que el riesgo de enfermedad de Parkinson sigue siendo bajo incluso entre quienes consumían mayores cantidades de lácteos desnatados o parcialmente desnatados", advirtió la autora del estudio, Dra. Katherine Hughes, de la Universidad de Harvard, en Boston.

Artículo Relacionado
La enfermedad de Parkinson puede originarse en el intestino

Potente vínculo entre los intestinos y la enfermedad de Parkinson

De las 5.830 personas que comían al menos tres porciones al día de lácteos bajos en grasa, apenas 60 personas (un 1 %) desarrollaron Parkinson durante los 25 años de seguimiento. En comparación, de los más de 77.000 que consumían menos de una porción diaria, solo 483 (un 0,6%) presentaron la enfermedad.

Se trató de un estudio observacional, aunque los investigadores controlaron otros factores que afectan al riesgo, como el consumo de café, que se ha vinculado con un riesgo más bajo de Parkinson. La investigación se publicó en la revista Neurology.

Artículo Relacionado
Enfermedad de Parkinson

Los síntomas son insidiosos, de muy lenta presentación y evolución, y al principio suelen pasar desapercibidos.

Publicidad

Los investigadores tampoco pueden explicar las causas. Según Hughes, una explicación posible es que la proteína de la leche reduce el nivel de urato en la sangre (una sal del ácido úrico que se expulsa en la orina). Algunas investigaciones han mostrado que unos niveles de urato relativamente altos, aunque no suficientemente altos para provocar , se vinculan con un riesgo más bajo de Parkinson.

Los contaminantes en los lácteos, como los pesticidas, también podrían influir, añadió Hughes.

Los investigadores no pueden decir con certeza por qué no encontraron un vínculo con los lácteos con toda su grasa, pero dijeron que podría deberse a que los efectos contrarios de las grasas saturadas en los lácteos ricos en grasa podrían ayudar a mantener un nivel protector de urato.


¿Le ha parecido interesante?

6 votos, media: 4 sobre 5

Comparta en Redes Sociales