La “viagra femenina”, un fiasco

Esta redacción, como tantas otras, se hacía eco de la ruidosa aparición de la “viagra femenina”, una píldora que potenciaba el deseo sexual en mujeres post-menopáusicas. Se anunciaba poco menos que como una revolución en la vida sexual femenina.

Pues nada; un nuevo estudio sugiere ahora que no sólo es muy poco efectiva –que no funciona, vamos– sino que tiene serios efectos secundarios.

Parece que la Addyi (flibanserina) cuadriplica el riesgo de mareos y somnolencia, aumenta en más del doble las probabilidades de tener náuseas y aumenta el riesgo de fatiga en más del cincuenta por ciento.

Y, como promedio, una mujer que tome Addyi puede esperar un “evento sexual satisfactorio adicional”… cada dos meses.

"La investigación muestra que, antes de entrar en el estudio, las mujeres tuvieron, en promedio, 2,5 encuentros sexuales satisfactorios al mes, y la flibanserina añadió 0,5 eventos sexuales satisfactorios al mes", dijo la directora del estudio, Dra. Ellen Laan, de la Universidad de Ámsterdam, en Holanda.

Preocupantes efectos secundarios

Los efectos secundarios son preocupantes, tanto si Addyi funciona como si no. Aumenta en gran medida el riesgo de sufrir náuseas, mareos y fatiga. Los autores dijeron que se necesitan ensayos clínicos a gran escala que cuenten con mujeres de muchas procedencias distintas para saber más de estos efectos secundarios.

"Creo que tenemos que tener cuidado cuando un medicamento se comercializa antes de que se apruebe su perfil de seguridad y de que se hayan realizado unos ensayos adecuados".

¿Intereses creados?

Addyi se sometió a 3 revisiones de la Food and Drug Administration (FDA), la “agencia del medicamento” estadounidense y a dos reuniones del comité asesor antes de ser aprobado el pasado mes de agosto, comentó el Dr. Steven Woloshin, profesor de medicina en el Instituto Dartmouth de Política de Salud y Práctica Clínica de Lebanon, New Hampshire.

Woloshin argumentó que la FDA cedió a la presión pública de una campaña de defensa financiada por el fabricante que alegaba que no se había aprobado el medicamento por sexismo. Indicó que la agencia aprobó el medicamento aunque no habían aparecido nuevos datos positivos entre la segunda y la tercera revisión.

Resultado: a falta de nuevos estudios, cabe la posibilidad de que la FDA retire el medicamento.

El estudio se publicó en la revista JAMA Internal Medicine. Puede leerlo aquí.


¿Le ha parecido interesante?

1 votos, media: 5 sobre 5

Comparta en Redes Sociales