La siesta puede ser clave para mejorar la función cognitiva al envejecer

Una investigación afirma que una hora de sueño después de comer mejora la memoria en personas mayores.

Según envejecemos, nuestra función cognitiva disminuye gradualmente, lo que provoca la parición de problemas como recordar nombres, aprender cosas nuevas o simplemente recordar dónde hemos dejado las llaves. Estudios previos han asociado mantenerse activo –mental y físicamente– con… bueno, el viejo adagio: mente sana en cuerpo sano. La pregunta es si podemos hacer algo más para conservar la agudeza mental.

Pues, conforme a un nuevo estudio, sí. Una investigación llevada a cabo en la Johns Hopkins University, en Baltimore, sugiere que una siesta puede hacer maravillas para mejorar la memoria.

Artículo Relacionado
La siesta es buena para la salud

Dormir un rato de día podría reparar el daño hormonal causado por el sueño que se pierde de noche

Que la siesta es buena no es nuevo: hay estudios anteriores que muestran que fomenta el rendimiento cognitivo. Este nuevo estudio, publicado en la revista Journal of the American Geriatrics Society, afrima que una hora de siesta es ideal para agudizar la memoria en personas mayores.

Para el estudio, se analizaron los datos de 2.974 adultos chinos mayores de 65 años, parte del China Health and Retirement Study (CHARLS, un estudio bianual que se lleva a cabo sobre la población china). Se sometió a los participantes a tests de capacidad de atención y espacial y memoria episódica, mediante diversas técnicas.

Artículo Relacionado
5 sorprendentes razones por las que está todo el día cansado (y cómo remediarlo)

No es difícil sentirse permanentemente cansado con las ajetreadas vidas que llevamos. Pero, si bien no es raro, tampoco es normal. Aquí puede ver cómo recuperar su alegría de vivir.

Publicidad

También se les pidió que reportaran cuánto tiempo habían dedicado a una siesta diaria después de comer en el último mes y se les dividió en cuatro grupos en función de sus respuestas: no habían sesteado, siesta de menos de 30 minutos, siesta de 30 y 90 minutos y siesta de más de 90 minutos.

Del casi 58% de los que se habían echado una siesta, los participantes que habían dormido durante un promedio de una hora tuvieron mejores resultados que los otros en los tests. En realidad, mucho mejores resultados: entre cuatro y seis veces mejores que los otros tres grupos. La disminución de la función cognitiva que mostraban estos últimos equivalía, según los investigadores, a un incremento de 5 años más de edad.

“Los resultados avalan la tesis de que una siesta de duración moderada después de comer se asocia a una mejor cognición global”, dijo el director del estudio, Dr. Junxin Li, de la Unidad del Sueño y Neurobiología Circadiana de la citada universidad.

Artículo Relacionado

Li concluyó advirtiendo que el hecho de que fueran los participantes los que reportaran los tiempos, así como el diseño del estudio, limitaban los hallazgos y aseveró la necesidad de seguir investigando.


¿Le ha parecido interesante?

5 votos, media: 4.40 sobre 5

Comparta en Redes Sociales